Sanidad pide prudencia ante las aglomeraciones y Madrid defiende su control de aforos

Varios madrileños pasean por el mercadillo de Navidad de la Plaza Mayor.
Varios madrileños pasean por el mercadillo de Navidad de la Plaza Mayor.
JORGE PARÍS

Las aglomeraciones de este fin de semana en Madrid o Málaga pero también en Barcelona o Zaragoza activaron este lunes las alarmas ante lo que puede venir en las próximas semanas. El Gobierno central y el de la Comunidad de Madrid, así como políticos en Cataluña o Andalucía llamaron a la prudencia de los ciudadanos para evitar congregaciones que podrían aumentar los contagios. Por toda España se escuchó la voz de los responsables políticos para pedir mesura para encarar las compras navideñas o las reuniones con allegados, que este año, insisten, deberán limitarse al máximo, aunque Madrid restó gravedad al riesgo.

La secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, pidió "responsabilidad y prudencia" y "sentido común" para "evitar las aglomeraciones". "Si nos gusta mucho la Navidad, procuremos que todos estemos aquí la próxima Navidad", dijo ante el ímpetu con el que muchos ciudadanos tomaron las calles.

Calzón recordó que "desgraciadamente" no solo hubo calles llenas en Madrid, también en otras ciudades. Pero mientras que en Cataluña o Andalucía hubo muestras de "preocupación" y llamamientos para que las aglomeraciones no vuelvan a producirse, desde el Ayuntamiento y el Gobierno regional de Madrid el mensaje fue mixto: llamamiento a la prudencia pero sin impedir que las calles –y los comercios– puedan estar concurridos.

El alcalde madrileño, José Luis Martínez-Almeida, defendió que el dispositivo de seguridad estaba "perfectamente planificado para acometer cualquier eventualidad del aforo", que explicó que se debió al Black Friday y al encendido de luces. Pidió mantener las "mismas precauciones" que hasta ahora, si bien apuntó que su consejo no será "que no vayan al Centro, el distrito más golpeado por la pandemia". La vicealcaldesa, Begoña Villacís, pidió tener "mucho cuidado" pero descartó como medida un apagón de luces. "Yo prefiero que estén en la calle a que estén en casa", dijo el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado, que alertó de la "tercera ola" al mismo tiempo que señaló la necesidad de "tener unas Navidades lo más normales posibles".

Mientras, en Cataluña, el secretario de Salut Pública, Josep María Argimón, no ocultó que las aglomeraciones le "preocupan, y mucho". Desde la oposición, el PSOE en Málaga y Cs en Sevilla pidieron a sus alcaldes sendos planes para "evitar focos de contagios" o, en el caso de la capital andaluza, que no se repita lo que ha ocurrido en otras ciudades. Otra nota discordante se da en Valencia, donde el alcalde, Joan Ribó, apostó por una iluminación tan austera que se ha comprometido a aumentarla tras la queja de los comerciantes de la ciudad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento