Sánchez e Iglesias acarician el primer sí a los Presupuestos para encarrilar la legislatura

  • Esta semana, el Congreso aprobará previsiblemente las cuentas de 2021 con el voto favorable de la mayoría absoluta.
  • Todos los ministros y los cuatro vicepresidentes comparecerán el martes y el miércoles.
  • El jueves, los Presupuestos pasarán al Senado para un trámite exprés de 15 días, y la idea es que se aprueben definitivamente el 29 de diciembre.
  • El apoyo de los nacionalistas distancia a Cs del Gobierno, pero la puerta queda abierta para llegar a acuerdos a partir del año que viene.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias han presentado el anteproyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado para el año 2021, que esta misma mañana se aprueban en el Consejo de Ministros. Sánchez ha estacado que estos presupuestos progresistas buscan reconstruir lo que ha arrebatado la crisis, modernizar el país y fortalecer el estado de bienestar. Entre las medidas anunciadas está una subida de impuestos a las grandes empresas y a las rentas más altas.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias.

Tras meses de negociaciones discretas, escenificaciones, tiras y aflojas y algunos episodios de tensión interna, el Gobierno conseguirá esta semana que el Congreso apruebe sus Presupuestos Generales del Estado para 2021. La holgada mayoría con la que, previsiblemente, saldrán adelante este jueves en la Cámara Baja supone un importante espaldarazo para el Ejecutivo y, sobre todo, le allana el camino para el resto de la legislatura al permitirle desembarazarse de los Presupuestos de 2018, elaborados por el PP y con los que Sánchez ha gobernado los dos últimos años y medio.

Para ser puestas definitivamente en marcha, a las cuentas les quedan aún por delante unas semanas de trámite en el Senado y, probablemente, una segunda votación afirmativa del Congreso. Pero esta semana de debate en la Cámara Baja -habrá sesiones plenarias del lunes al jueves, que es cuando se votará el proyecto y las enmiendas que no hayan sido ya aceptadas y los grupos hayan mantenido- servirán para constatar la amplia mayoría con la que cuenta el Gobierno junto a los partidos de izquierda y a los nacionalistas e independentistas.

La ejecutiva de ERC confirmó el miércoles pasado su apoyo a los Presupuestos, un día después de que lo hiciera el PNV y de la misma forma que lo hizo el viernes la militancia de EH Bildu por más de un 90% de los votos. También pequeñas formaciones como Compromís han anunciado su sí a las cuentas, se espera que partidos como Más País hagan lo propio a lo largo de la semana y el Gobierno mantiene las negociaciones con otros grupos como el PDeCAT

Todos los apoyos ya confirmados suman 180 escaños, más que suficiente para aprobar los Presupuestos incluso superando el umbral de la mayoría absoluta, que se sitúa en las 176 actas. Pero el Ejecutivo podría irse incluso por encima de los 185 votos favorables si culmina sus negociaciones con éxito.

Ruptura con Cs... por el momento

Todos estos apoyos, no obstante, tienen una contrapartida: que Ciudadanos se haya bajado del carro pese a haber negociado hasta el último momento. El partido naranja afirmó desde el principio que era incompatible con ERC y EH Bildu, y el viernes su presidenta, Inés Arrimadas, afirmó que "Sánchez ha elegido la radicalidad en lugar de la moderación". Dentro del Gobierno, esto supone otra victoria de las tesis del vicepresidente Pablo Iglesias, que siempre fue partidario de pactar con los independentistas dejando a los naranjas fuera.

No obstante, Arrimadas también dejó caer que Ciudadanos "va a seguir siendo útil a los españoles", en el futuro, y aseguró que "los españoles van a seguir viendo que en el Congreso hay un partido que piensa en España". Y eso implica que la victoria de las tesis de Iglesias no tiene por qué perdurar para el resto de la legislatura, ya que el Gobierno, una vez tenga los Presupuestos aprobados (y hayan pasado las elecciones catalanas de febrero), dependerá menos de sus socios nacionalistas y tendrá las manos más libres para pactar con los naranjas, como siempre ha peleado el ala más ortodoxa del Ejecutivo, conformada por ministros como la titular de Economía, Nadia Calviño.

Pero esa puerta quedará abierta a partir de febrero.Esta semana, el Gobierno sacará los Presupuestos mirando a su izquierda en un largo debate que comenzará el lunes a las 15.00 y que no terminará hasta que el jueves se voten las últimas secciones. En esos cuatro días comparecerán todos y cada uno de los 18 ministros y los cuatro vicepresidentes para presentar las secciones que afectan a sus respectivos ministerios, mientras los grupos parlamentarios que mantengan enmiendas vivas tendrán tiempo para defenderlas en el debate de cada sección.

El turno de los ministros será el martes y el miércoles. El primero de los días intervendrán dirigentes como Margarita Robles (Defensa), Fernando Grande-Marlaska (Interior), José Luis Ábalos (Transportes), María Jesús Montero (Hacienda) o Yolanda Díaz (Trabajo). Al día siguiente les tocará a Carmen Calvo (Presidencia), Salvador Illa (Sanidad), Teresa Ribera (Transición Ecológica), Nadia Calviño (Economía), Pablo Iglesias (Derechos Sociales) o José Luis Escrivá (Seguridad Social).

El fin del camino, el 29 de diciembre

Los Presupuestos, además, no se votarán de una sola vez. Cada sección tiene que ser aprobada por separado por mayoría simple (más síes que noes) del Congreso, aunque con los apoyos que ha conseguido el Gobierno tiene asegurada la mayoría absoluta. Y una vez la Cámara Baja dé luz verde a las cuentas el jueves, estas pasarán al Senado.

La norma marca que la tramitación en la Cámara Alta puede alargarse un máximo de un mes, pero la mayoría progresista de la Mesa ha acortado los plazos para poder tener Presupuestos antes de que termine el año. Las cuentas estarán en el Senado entre el 9 y el 23 de diciembre. En la semana del 14 de ese mes está previsto que el pleno rechace los vetos (figuras parlamentarias para derribar el proyecto) que presentará la oposición, y si todo transcurre según lo previsto, el día 23 la Cámara Alta dará el visto bueno a los Presupuestos.

Si el Senado no hubiera aprobado ninguna enmienda al articulado del proyecto, las cuentas se darían por definitivamente aprobadas ese día. Pero, como lo más probable es que sí se modifique parcialmente el Presupuesto, este volverá al Congreso para que los diputados pronuncien la última palabra. Lo previsto es que se convoque pleno de la Cámara Baja el martes 29 de diciembre para hacer la votación final. Y, si no hay cambios de última hora, ahí sí por fin los Presupuestos Generales del Estado para 2021 podrían darse por definitivamente aprobados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento