Un experto en ensayos clínicos explica por qué debemos sentirnos optimistas sobre las vacunas contra la Covid-19

Un trabajador realiza tareas de control de calidad de la vacuna china del fabricante Sinovac.
Un trabajador realiza tareas de control de calidad de la vacuna china del fabricante Sinovac.
EFE / ARCHIVO

En plena efervescencia por los resultados de los ensayos clínicos de las distintas vacunas contra el coronavirus que se están desarrollando, un experto tiene motivos para que seamos optimistas.

Mark Toshner es director de Investigación Biomédica Traslacional, en la Universidad de Cambridge. Este experto ha escrito un artículo en el que explica los motivos de su optimismo.

"Diez años para desarrollar una vacuna es algo malo", dice Toshner. "Así que la próxima vez que alguien exprese preocupación por la asombrosa velocidad a la que se han realizado los ensayos de vacunas, indíquele que diez años no es algo bueno, es algo malo", agrega.

"No son diez años porque eso es más seguro, son diez años duros de luchar contra la indiferencia, los imperativos comerciales, la suerte y la burocracia. Representa barreras en el proceso que ahora hemos demostrado que son 'fáciles' de superar", dice.

"Con todo esto y el tic-tac del reloj en una pandemia global que mata gente por segundos, resulta que podemos hacer cosas asombrosas. Los ensayos de vacunas han sido un milagro. Una revolución en la forma en que hacemos los ensayos que, si se piensa en ello, quizás no sea tan sorprendente dada nuestra capacidad para innovar cuando realmente lo necesitamos", dice Toshner en su artículo.

"La seguridad no se ha visto comprometida. Todos los ensayos han pasado por las fases o el proceso correctos de cualquier medicamento o vacuna normal. Cientos de miles de los mejores de nosotros se ofrecieron como voluntarios y obtuvimos una vacuna experimental. El mundo observaba tan de cerca que cuando una sola persona enfermaba, todos estábamos debatiéndolo", dice.

Toshner recuerda: "Hasta la fecha, no ha habido una sola muerte asociada relacionada con las vacunas COVID y solo un puñado de eventos potencialmente graves. Imagínense observar a todos en una ciudad pequeña durante seis meses e informar cada ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, afección neurológica o cualquier cosa que pueda considerarse grave. ¿Cómo de asombroso es esto? Ha sido un triunfo de la ciencia médica", afirma.

"En este momento, tres vacunas ya han roto la cobertura y han demostrado una eficacia superior a la que esperábamos", dice. "Los reguladores fijaron el listón en alrededor del 50% por ciento. Tanto Moderna como Pfizer informaron una eficacia del 95%, y la Universidad de Oxford informó una eficacia del 90% para un régimen de dosificación en particular. Los datos de seguridad aún están por llegar, pero el historial de vacunas es excelente y soy optimista", asegura.

"Nada de esto es para restar importancia a los desafíos que aún quedan por delante. Tampoco significa que las vacunas carezcan de preguntas de seguridad que aún deben responderse. Sin embargo, ha sido un triunfo de buenos procesos y grandes personas", dice.

"Estoy seguro de que cuando los reguladores analicen minuciosamente los datos de seguridad y eficacia, seguidos de cerca por todos los científicos interesados en el mundo, las vacunas solo se usarán si sus beneficios superan claramente los riesgos, y usted también debe tener confianza", concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento