Beatriz Corredor.
Beatriz Corredor.

La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, pidió hoy a las entidades financieras que "miren con cariño a las familias" españolas cuando piden un préstamo hipotecario ya que, en su mayoría, son "plenamente solventes".

La ministra de Vivienda, durante una conferencia organizada por Forum Europa, pidió a los bancos que asuman la responsabilidad que les corresponde y que ayuden al país a salir de esta situación de crisis.

La caída del precio de la vivienda, que en 2008 se redujo un 3,2% por ciento, ayudará a que se reactive el sector inmobiliario, siempre que vaya acompañado del consecuente suministro de liquidez por parte de los bancos, dijo Corredor.

Liquidez para promotores

Asimismo, instó a los promotores inmobiliarios a que "hagan suyo el Plan de Vivienda recién aprobado y que no esperen más para acogerse a las medidas que les ofrece" para dar salida al stock de pisos sin vender.

Ha pedido a los bancos un "esfuerzo común" para que se de salida a los pisos sin vender

La ministra se refirió a las medidas coyunturales transitorias que recoge el plan destinadas a que los promotores obtengan liquidez, entre ellas, a la posibilidad de que trasladen el excedente de viviendas sin vender del mercado libre al protegido.

No obstante, recordó que la venta de este stock pasa por la reactivación de la financiación a los compradores, por lo que reiteró su petición a la banca para que se sume al "esfuerzo común", una vez superen la falta de liquidez en el sistema interbancario y las tensiones de confianza debidas a la situación financiera internacional.

Reforzar el alquiler

La ministra considera que, la situación actual, en la que se modera el precio de la vivienda y el Euribor, al tiempo que existe un amplio stock de inmuebles donde elegir, posibilitan que los compradores puedan elegir y comprar con tranquilidad su vivienda.

"La familias puede tomar una decisión responsable" a la hora de llevar a cabo "la inversión más importante de su vida", aseguró Corredor. La ministra resaltó que el Gobierno ayudará a promover 100.000 nuevas viviendas protegidas en alquiler, a las que podrán sumarse otras 70.000 procedentes de la rehabilitación.