Juicio por los atentados del 17-A: el imán de Ripoll decía que hablaba con servicios secretos españoles

El magistrado Alfonso Guevara durante el juicio contra tres acusados por los atentados del 17 de agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils (Tarragona)
El magistrado Alfonso Guevara durante el juicio contra tres acusados por los atentados del 17 de agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils (Tarragona)
EFE/ Fernando Villar POOL

El imán de Ripoll (Girona) Abdelbaki Es Satty, ya fallecido, que supuestamente formó la célula yihadista que atentó en Las Ramblas de Barcelona y Cambrils (Tarragona) en 2017, comentó durante su estancia en Bélgica que hablaba con miembros del servicio secreto español.

Abdelbaky Es Satty y otro miembro de la célula fallecieron la noche del 16 de agosto de 2017 en la explosión de la casa de Alcanar (Tarragona) donde los terroristas preparaban artefactos para cometer atentados, lo que precipitó que improvisaran sus ataques de Barcelona al día siguiente, día 17, y ya en la madrugada del día 18 en el paseo marítimo de Cambrils.

La Audiencia Nacional ha reanudado este jueves el juicio a los tres acusados de participar en la preparación de los atentados. La Fiscalía mantiene que Abdelbaky Es Satty, que cumplió condena en el centro penitenciario de Castellón por delito contra la salud pública durante cuatro años, comenzó en 2015 a ejercer como imán en Ripoll.

Añade que, tras un periodo de estancia en Bélgica entre octubre de 2015 y abril de 2016, Es Satty regresó a Ripoll siendo contratado en mayo para una nueva mezquita, llamada Annour, "pasando a ser esta comunidad islámica el lugar de referencia" para los jóvenes que formaron la célula.

Investigación de las autoridades belgas

Este jueves ha testificado un guardia civil que remitió al juez instructor un oficio con el resultado de la investigación realizada por las autoridades belgas en relación con los atentados de Cataluña.

El agente ha explicado que las autoridades belgas hacen referencia en su comisión rogatoria a la declaración de Soliman A., que era el presidente de la mezquita de Bélgica donde estuvo Es Satty en dicho periodo y que está citado como testigo en el juicio para el lunes próximo.

Ha añadido que Soliman A. manifestó que Es Satty se había postulado para ser imán de la mezquita de Diegem, donde oficiaba los rezos diarios y participaba en actividades de una manera oficiosa a la espera de regularizar su situación, pero finalmente no cumplió unos trámites y volvió a España.

El testigo ha destacado que Soliman A. declaró a las autoridades belgas que en una ocasión sorprendió a Abdelbaky Es Satty hablando en castellano por teléfono y que éste le dijo "que quienes le llamaba eran miembros del servicio secreto o algo parecido".

El juez instructor de la causa, José Luis Calama, rechazó en 2019 investigar la supuesta vinculación de Es Satty con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), como solicitó al abogado y diputado de Junts per Catalunya (JxCat) Jaume Alonso-Cuevillas, que está personado en el procedimiento como acusación particular ejercida por el padre de un niño que falleció en el atentado de Las Ramblas.

El letrado pretendía, entre otras diligencias, que testificaran los agentes de la Guardia Civil que se entrevistaron con el imán de Ripoll entre 2012 y 2014 cuando estuvo en la prisión en Castellón.

En su auto, el magistrado hizo suyos los argumentos de la Fiscalía, que se opuso a indagar la relación de Es Satty con el CNI, con el argumento de que ello excedía el ámbito de investigación de la causa de los atentados y que no se había puesto de manifiesto ningún indicio que apuntara a esos vínculos.

La Fiscalía se opuso a la declaración testifical de esos agentes al entender que sus entrevistas con el imán se enmarcaban en la labor de investigación de los cuerpos y fuerzas de seguridad "en el cometido que les es encomendado en la prevención de delitos graves" y tuvieron lugar en un período temporal en el que no consta que se hubiera formado el grupo terrorista que atentó en Cataluña.

Explosión en Alcanar

Este jueves también ha comparecido un mosso d'esquadra que ha declarado que entre los escombros de la casa de Alcanar fue encontrada documentación de varios miembros de la célula, sobre todo de Abdelbaky Es Satty.

Ha agregado que también encontraron tres manuscritos con referencia a los "soldados del Estado Islámica", "la yihad en Irak" y "la tierra ocupada" con una bandera de la organización terrorista, y que había uno con la fecha del 20 de agosto de 2017 en árabe.

Mossos d'esquadra que declararon al comienzo del juicio dijeron que de lo investigado estiman que el primer objetivo de la célula era cometer ese día un atentado en el Camp Nou con motivo de un partido entre el Fútbol Club Barcelona y el Real Betis.

La célula de Ripoll intentó alquiler furgonetas a particulares

La célula de Ripoll trató de alquilar furgonetas a varios particulares diciendo que era para hacer una mudanza. Así lo han explicado tres testigos en la sesión de este jueves del juicio. 

Uno de ellos, que conocía a Younes Abouyaaqoub porque compró al joven de Ripoll un coche en el año 2016 por 'Wallapop', recibió una llamada dos meses antes del atentado en la que el autor material del atropello de la Rambla le pedía su furgoneta "para hacer una mudanza", pero la quería sin conductor. Abouyaaqoub argumentó que quería que el préstamo fuera "entre musulmanes" pero que le pagaría.

El testigo, que utilizaba la furgoneta para hacer mudanzas, se negó y dijo que probara a través de empresas de alquiler. La supuesta mudanza era desde Alcanar en Tarragona, según dijo Abouyaaqoub al testigo.

Los autores de los atentados también pidieron al propietario de una tienda de comestibles de Sant Carles de la Ràpita (Tarragona) que les dejara su furgoneta. Fueron presencialmente a la tienda a hacer la petición, pero el testigo ha negado que fueran clientes habituales. Ha explicado que le dijeron que la necesitaban para mover unos "trastos" para un cambio de vivienda, pero él se negó a dejársela.

También ha declarado un familiar lejano de los Aalla, por parte materna, a quien Youssef llamó para pedirle su furgoneta "para una mudanza". El testigo ha dicho que se negó a dejarla porque él "no deja su vehículo a nadie". No llegaron a hablar de pagar por el alquiler.

Un trabajador de la compañía 'Rent a car', de alquiler de vehículos en Castellón, recibió una llamada de un miembro de la célula de Ripoll el 16 de agosto de 2017 en que la que pedía alquilar una furgoneta de forma "urgente". El testigo ha contado que le sorprendió que le dijera que llamaba de Barcelona, pero que añadiera que en una hora podía pasar a recogerla.

"Lo que es lógico es que la alquilara en Barcelona", ha dicho. El testigo ha explicado que no les alquiló ningún vehículo porque no tenía ninguno disponible. Aunque expresó que no tenía, el chico "insistía" y expresaba tener "mucha urgencia".

También ha declarado el propietario de un restaurante donde trabajó Youssef Aalla al que llamó el 16 de agosto al mediodía pidiendo que le alquilara un 4x4. No dijo para qué lo quería. El testigo se negó a alquilarlo y recomendó que mirara de alquilar en Puigcerdà. Nunca antes le había dejado este vehículo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento