Camilla. Mmm...eres increíblemente bueno cuando te acercas tanto a mí.

Carlos. ¡Ay, para! Quiero sentirme muy cerca de ti, encima de ti, rodeándote, arriba y abajo, dentro y fuera...

Camilla. ¡Ay! Carlos. Sobre todo dentro y fuera

Camilla. Sí... es justo lo que necesito ahora.

Carlos. ¿Sí?

Camilla. Sé que me revivirá. No puedo soportar una noche de domingo sin ti.

Carlos. Dios mío.

Camilla. Es como el programa Comienza la semana. No puedo empezar la semana sin ti.

Carlos. ¿Te lleno el depósito?

Camilla. Sí, por favor.

Carlos. Para que luego puedas aguantar.

Camilla. Entonces me quedaré bien.

Carlos. ¿Y qué pasa conmigo? El problema es que te necesito toda la semana, todo el tiempo. ¡Dios mío! ¡Si pudiera vivir metido en tus pantalones sería mucho más fácil!

Camilla. [Riéndose] ¿En qué te vas a convertir? ¿En unas bragas? Vaya, ¿Así que te vas a convertir en unas bragas?

Carlos. Dios no lo quiera; en un Tampax. ¡Estaría bueno!

Camilla. ¡Qué tonto eres! ¡Ay! Qué idea más buena.

Carlos. ¡Menuda suerte! ¡Ser arrojado a la taza del water y no parar nunca, dando vueltas en el agua sin hundirme nunca...!

Camilla. ¡Cariño!

Carlos. ...hasta que venga el próximo.

Camilla. ¡A lo mejor podrías convertirte en una caja!

Carlos. ¿Qué tipo de caja?

Camilla. En una caja de Tampax; así podrías durar siempre. ¡Cariño! Te quiero ahora.

Carlos. ¿En serio?

Camilla. Mmmm....

Carlos. De verdad.

Camilla. Con locura, con locura, con locura...