Lapsus mental: ¿por qué digo una cosa cuando quiero decir otra?

Una mujer, pensativa.
Una mujer, pensativa.
FLICKR/JULIEN HALER

Olvidar las llaves en casa, no recordar la dirección de una calle, no saber donde has dejado el móvil o confundir el nombre de una persona. Estas situaciones pueden ocurrir en ocasiones por pequeños y puntuales fallos en nuestra memoria. A nivel general no suponen un motivo de preocupación y pueden ser generadas por varios factores, como el estrés o la falta de sueño. 

Los lapsus mentales son una incapacidad temporal para recordar algún tipo de información. Abrir el frigorífico y no recordar lo que estabas buscando o detenerte en la calle para pensar qué tenías que comprar en el supermercado son acciones puntuales y que ocurren con frecuencia.

Uno de los motivos principales puede ser la falta de atención

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Islandia y el Hospital Universitario Landspítali trató de analizar este tipo de lapsus diarios en 189 personas voluntarias generalmente sanas. Los resultados revelaron que estas pérdidas de memoria casuales son bastante comunes. 

Así, uno de los factores principales que inciden en estos olvidos puntuales es la falta de atención. No prestar la suficiente atención a las acciones rutinarias puede hacer que posteriormente no recordemos algún tipo de información, indicaba el estudio. 

La falta de sueño también incide en este tipo de lapsus mentales, ya que una correcta higiene del sueño es fundamental para mantener un buen estado de salud. De hecho, otro estudio publicado en Nature Medicine evidenció como la falta de sueño interfiere con la capacidad de las neuronas para codificar determinada información. 

"Hemos descubierto que privar al cuerpo del sueño también roba a las neuronas la capacidad de funcionar adecuadamente. Esto da paso a lapsus cognitivos sobre lo que percibimos", destacaba Itzhak Fried, profesor de neurocirugía de la Escuela de Medicina David Geffen de la UCLA, autor principal del estudio.

El estrés o un estilo de vida acelerado también son factores que pueden propiciar la aparición de lagunas mentales en acciones rutinarias, ya que afectan a la memoria. Por otro lado, determinadas patologías pueden provocar problemas de memoria, así como el consumo de algunos fármacos.

¿Cuándo puede convertirse en un problema más grave?

No obstante, este tipo de lapsus puntuales hay que aprender a diferenciarlos de síntomas de un problema de memoria más severo relacionados en muchos casos con el envejecimiento.

"El estrés, un día muy ajetreado, la falta de sueño e incluso algunos medicamentos pueden interferir con la creación y recuperación de recuerdos", detalla en un artículo en Hopkins Medicine la doctora Sevil Yasar, especialista en demencia y medicina geriátrica de Johns Hopkins Medicine.

En este sentido, "todos tenemos momentos en los que el nombre o el título de una película está en la punta de la lengua, pero esos eventos son diferentes de los tipos de lapsus que pueden ser señales de advertencia de demencia", añade. Para aprender a diferenciar los síntomas, la experta ofrece cinco claves:

  1. Es común perder cosas o ponerlas en un sitio equivocado. No obstante, "si eres incapaz de encontrarlas y empiezas a sospechar sin pruebas que te han robado, hay que plantearse visitar a un profesional".
  2. Perderte mientras conduces o te diriges a un lugar nuevo en transporte público puede ser habitual. No obstante, "conducir o caminar durante mucho tiempo sin darte cuenta de que estás perdido" u olvidar por completo dónde vas podría ser un signo de otro problema más severo. También desorientarte fácilmente en lugares familiares.
  3. Preguntar por el nombre de la persona que acabas de conocer es normal. Otra cosa es preguntar por la misma información a amigos o familiares de forma repetida.
  4. Puede que no recuerdes de forma momentánea que día es y es algo común. Comienza a ser un problema cuando no puedes saberlo durante más tiempo o cuando no eres consciente de haberlo olvidado.
  5. Algunos signos de demencia pueden ser equivocarse con los nombres de forma recurrente, tener dificultades para seguir una conversación o no encontrar con facilidad las palabras para mantener una conversación.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento