Meghan Markle desvela que sufrió un aborto espontáneo: "Sabía, sosteniendo a Archie, que perdería al segundo"

  • "Pude sentir la humedad en la palma de Harry y besé sus nudillos, mojados por nuestras lágrimas", relata.
  • Aunque se produjo en julio, ha preferido contarlo ahora para reflexionar sobre la sociedad actual.
El príncipe Harry y su esposa, Meghan Markle, no usarán más sus títulos monárquicos y no recibirán fondos públicos, según anunció este sábado el Palacio de Buckingham en un comunicado.
El príncipe Harry y su esposa, Meghan Markle.
GTRES

Nadie lo sabía, ni siquiera se rumoreó. Absolutamente nada. Y de repente Meghan Markle, ella misma, motu proprio, en una dolorosa y muy sentida firma invitada para The New York Times, ha revelado que el pasado mes de julio sufrió un aborto espontáneo.

La duquesa de Sussex, que sin lugar a dudas no ha pasado un año fácil entre juicios y críticas en los medios, llena el artículo de momentos que a buen seguro le ha costado escribir, como el momento en el que notó a mitad de verano un "calambre fuerte" mientras le cambiaba el pañal a su hijo Archie, sabiendo en ese mismo instante que algo malo había sucedido.

"Era una mañana de julio que comenzaba tan normal como otra cualquiera: preparar el desayuno. Dar de comer a los perros. Tomar vitaminas. Encontrar ese calcetín perdido. Recoger el lápiz rebelde que se coló rodando debajo de la mesa. Hacerme una cola de caballo en el pelo antes de sacar a mi hijo de su cuna... Después de cambiarle el pañal, sentí un fuerte calambre. Me senté en el suelo con él aún en mis brazos, tarareando una nana para mantenernos a los dos tranquilos; la alegre melodía contrastaba con mi sensación de que algo ya no iba bien", comienza su narración Markle.

La pieza, que ella ha titulado The Losses We Share ["Las pérdidas que compartimos", en español], describe a continuación una imagen que se le quedó grabada a la esposa del príncipe Harry: "Sabía, mientras abrazaba a mi primogénito, que estaba perdiendo al segundo".

Markle explica que horas más tarde estaba en un hospital con su mano en las manos de su esposo. "Pude sentir la humedad de su palma y besé sus nudillos, mojados por nuestras lágrimas. Mirando las paredes frías y blancas, los ojos se me pusieron vidriosos. Traté de imaginar cómo nos íbamos a curar", afirma.

La duquesa recuerda cómo un periodista le preguntó si estaba bien y ella no pudo sino agradecerle la pregunta: "casi nadie me pregunta si estoy bien". "Sentada en la cama del hospital, viendo cómo se le rompía el corazón a mi esposo mientras trataba de sostener los pedazos rotos del mío, me di cuenta de que la única manera para comenzar la curación es preguntar primero: "¿Estás bien?".

Lo que resta de artículo, sin embargo, cambia totalmente de tono, pasando de algo íntimo y personal a un bien mayor: Markle recuerda cómo este 2020 nos ha afectado a todos y todas de una manera o de otra "la pérdida y el dolor" por culpa del coronavirus poniendo ejemplos anónimos.

Justo lo contrario que el siguiente párrafo, donde habla de los problemas raciales de Estados Unidos mencionando los nombres de Breonna Taylor (que estaba durmiendo en su cama cuando la policía entró sin previo aviso y disparó contra ella hasta matarla) o de George Floyd, cuyo asesinato puso de manifiesto la violencia policial y dio pie a las protestas  del movimiento Black Lives Matter.

"Las manifestaciones pacíficas se vuelven violentas. La salud se vuelve rápidamente enfermedad. En lugares donde alguna vez hubo comunidad, ahora hay división", explica Markle, que reflexiona sobre la polarización de la sociedad y cómo ha podido ocurrir en un momento como este, para, a continuación, centrar el tema en la comunicación.

"Perder a un hijo significa soportar un dolor casi inenarrable, experimentado por muchas personas pero del que pocos hablan. Durante el duelo por nuestra pérdida, mi esposo y yo descubrimos que en una habitación de 100 mujeres, de 10 a 20 habrían sufrido un aborto espontáneo. Sin embargo, y a pesar de la asombrosa similitud de este dolor entre todas, esta conversación sigue siendo tabú, llena de vergüenza (injustificada) y perpetuando el ciclo del duelo en soledad", razona Markle para explicar por qué escribe un artículo sobre este trágico suceso.

La duquesa pide a sus lectores que se abran y que pregunten si su gente "está bien". "Nos estamos adaptando a una nueva normalidad en la que las caras están ocultas por mascarillas, pero esto nos obliga a mirarnos a los ojos, a veces llenos de calidez y otras de lágrimas. Por primera vez, en mucho tiempo, como seres humanos, nos estamos viendo de verdad", puntualiza Markle, antes de finalizar: "¿Estamos bien? Lo estaremos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento