Paraíso amenazado
Vista panorámica de las ecuatorianas Islas Galápagos, un paraíso en el Océano Pacífico que inspiró al científico inglés Charles Darwin su teoría sobre la evolución de las especies. EFE/Daniel Fitter

Las ecuatorianas Islas Galápagos, un paraíso en el Océano Pacífico que inspiró al científico inglés Charles Darwin su teoría sobre la evolución de las especies, se encuentran amenazadas por una especie peligrosa: el hombre.

El turismo, la introducción de especies nocivas al frágil ecosistema del archipiélago, el aumento de la demografía, el cambio climático e incluso la globalización son los principales fenómenos de origen humano que ponen en riesgo a las también llamadas Islas Encantadas.

Hoy las Galápagos es una reserva terrestre y marina de 40.000 kilómetros cuadrados

En su viaje a bordo del "HMS Beagle" Darwin encontró en las Galápagos, hoy una reserva terrestre y marina de 40.000 kilómetros cuadrados, un "laboratorio natural" y las pruebas vivientes de su teoría.

En ese archipiélago descubrió unas variedades de pinzones, pájaros de entre 10 y 20 centímetros, de color entre marrón y negro, similares en morfología, excepto en sus picos, cuyas formas estaban plenamente adaptadas a la alimentación particular de cada variedad.

Según el presidente de la Fundación Científica Charles Darwin de Galápagos, Gabriel López, estas islas siguen siendo importantes para la ciencia, ahora "para explicar cosas nuevas, como el cambio climático, porque representan un microcosmos del planeta".

Aunque ello no supone dejar de lado el estudio de las especies que tienen su hábitat en las islas, el fuerte de la investigación se dirige al entendimiento de los "nuevos desafíos de nuestro tiempo", asegura López. "El paso importante que estamos haciendo ahora es entender mejor las dinámicas del ecosistema, que incluye el impacto humano en la biodiversidad", añade el científico.

En 2008 llegaron 173.000 visitantes a Galápagos"

En su opinión uno de los mayores peligros de las islas es el turismo; en 2008 "llegaron 173.000 visitantes a Galápagos", 90.000 de ellos en cruceros, "bien controlados", pero el resto, "es un turismo con base en tierra, hoteles en dos o tres islas", que generan un aumento en la demanda de servicios. Ese último tipo de turismo puede llegar a ser muy dañino para el ambiente y esa ha sido una de las preocupaciones de la Unesco y de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que han ubicado al archipiélago en una lista negra de reservas en peligro.

Tras reconocer el riesgo que corre Galápagos, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha ordenado que se apliquen estrategias encaminadas a la protección de la biodiversidad en las Islas. "Soy optimista de que se puede crear un Galápagos sostenible para el año 2020", dice López, para quien, el mejor homenaje que se puede hacer a Darwin, al conmemorarse este 12 de febrero el bicentenario de su nacimiento, es trabajar para crear una conciencia mundial sobre la fragilidad del medio ambiente.

Soy optimista de que se puede crear un Galápagos sostenible para el año 2020

Por eso, añade, "nuestro interés no es la ciencia pura, sino la ciencia aplicada para resolver problemas, para tomar decisiones y para construir un camino más sostenible para Galápagos y para el mundo". "Tenemos muchísimo por descubrir" y el trabajo nunca se detiene, dice el científico, que asumió la dirección de la estación Darwin en Galápagos a principios de enero pasado, pocos días antes de que se incluyera en la lista de especies endémicas de ese archipiélago a la iguana rosada, que no había sido vista sino hasta 1986.

La incorporación de la iguana rosada a la lista de especies de Galápagos "alienta a profundizar el conocimiento. Nuestros científicos de planta han descubierto ciertas especies de mariposas" endémicas, cuenta López. Sin embargo, insiste en que "más allá de especies específicas, lo importante es entender mejor la dinámica de un ecosistema sumamente complejo y que es parte de un enorme rompecabezas, cuyas piezas hay que poner en su lugar".

Por eso, al conmemorarse el bicentenario del nacimiento de Darwin y los 150 años de su libro sobre la evolución de las especies, la Fundación, que evoca "el coraje" del científico inglés, prevé congregar en julio próximo a una pléyade de científicos del mundo, en un simposio en el que fuera el laboratorio del naturalista.