Un informe foral confirma que se ha extinguido el derecho de pastos a las concesiones ganaderas en La Arboleda

Un informe técnico encargado por la Diputación de Bizkaia ha concluido que no hay derechos de pastos en las concesiones a las asociaciones de ganaderos de Abanto, Ortuella y Trapagararan en montes de La Arboleda porque dicho derecho quedó "extinguido totalmente mediante expropiaciones forzosas realizadas durante la época minera".
Ganado pastando en La Arboleda (Bizkaia)
Ganado pastando en La Arboleda (Bizkaia)
EUROPA PRESS - Archivo

El estudio ha sido dado a conocer este lunes durante una comparecencia en la comisión de Sostenibilidad y Medio Natural sobre los derechos de pastos en las concesiones ganaderas del monte público de La Arboleda que ha tenido lugar en la sede de las Juntas Generales en Bilbao.

El informe técnico, elaborado por una empresa experta en gestión territorial y topografía, concluye que "no existe derecho de pastos en las 91,19 hectáreas del Monte Público 500 de La Arboleda", situado en los Montes Altos de Triano y que, en su día, la Diputación Foral de Bizkaia concedió a las asociaciones de ganaderos de Abanto, Ortuella y Trapagaran.

El análisis ha determinado que ese derecho "fue extinguido totalmente mediante diferentes expropiaciones forzosas por razón de Utilidad Pública a favor de la explotación minera".

El informe hace un repaso histórico sobre esta cuestión, que ha sido reivindicada por personas que introducen su ganado en las parcelas concedidas a estas asociaciones sin autorización. En primer lugar se explica que unas 520 hectáreas del actual Monte Público 500 estaban situadas en los 'Montes Altos de Triano', un monte comunal cuyo origen se remonta a la Edad Media y que permitía explotar de forma conjunta los pastos y las leñas de estos montes, lo que constituye el nacimiento del derecho de pastos en la zona.

Siguiendo con ese repaso histórico, el análisis explica que, este monte "común", era propiedad en proindiviso de los siete concejos del Valle de Somorrostro y la Villa de Portugalete y que, en septiembre de 1800, se procedió a la división, reparto y amojonamiento de los Montes Altos de Triano mediante escritura ante notario y con una serie de condiciones.

Entre ellas, que los pastos "de todas las suertes habían de quedar como habían estado hasta la fecha, comunes entre las y los vecinos de los 7 Concejos de Somorrostro y la Villa de Portugalete, quedando abiertos para ellos". Es ahí, por tanto, según recoge el informe, donde está el origen del derecho de pastos en la zona, que "era compartido no sólo por Ortuella, Trapagaran y Abanto, sino también por todos los vecinos de los 7 Concejos y la Villa de Portugalete".

La situación, prosigue el estudio, cambió en la época minera "radicalmente, porque se expropiaron numerosos terrenos en razón de la Utilidad Pública de la actividad minera. Con los procedimientos de expropiación forzosa se anulaban los derechos de pastos sobre las zonas expropiadas, lo que todas las fincas expropiadas durante las labores mineras a cualquiera de los municipios o particulares implicados suponía la directa y clara supresión de los derechos de pastos".

AGRUPACIÓN REGISTRAL

Después de esas expropiaciones, ventas y otras operaciones análogas en la época minera, el terreno que ocupa el Monte Público 500 se convirtió en un mosaico de 93 fincas registrales pertenecientes a tres compañías. Y esas fincas se agruparon después en tres fincas registrales de nueva creación correspondientes a los tres términos municipales actuales.

"Pese a esta agrupación, es importante tener en cuenta el origen vinculado a las 93 fincas anteriores, porque los derechos y otras características importantes emanan de ellas", establece el informe, que pasa después a analizar las expropiaciones realizadas en la zona. Así, recuerda que la mayoría de esas expropiaciones se realizaban a los ayuntamientos o concejos de entonces "y en ella se consigna que el justiprecio incluía todos los derechos existentes sobre la zona, tanto de pastos como aguas o vías".

El informe, a continuación, analiza "pormenorizadamente" las tres concesiones realizadas por la Diputación Foral de Bizkaia e indica que, "atendiendo al origen histórico de las fincas, todos estos terrenos han sido objeto de expedientes de expropiación forzosa realizados a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, con lo que tal y como se ha detallado, se habría extinguido el derecho de pastos histórico sobre ellas".

Finalmente, el informe indica también que "este aprovechamiento de pastos histórico, en caso de existir, debiera ser regulado conforme a la normativa administrativa vigente en la actualidad, siendo la concesión de aprovechamientos un instrumento hábil para ello".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento