Desde que murió su compañera de cautiverio en el Zoo de Barcelona, la elefanta Susi ha entrado en estado de depresión. Así lo denuncia la asociación Libera!, visto que Susi se balancea hacia adelante y hacia atrás en movimientos repetitivos y se come sus propios excrementos, símbolo de ansiedad y estrés.

El malestar de la Susi es evidente

«El malestar de la Susi es evidente», expone en un comunicado la asociación, que insiste en que «su vida sufre un serio riesgo». Susi tenía una compañera en el Zoo desde el año 2002, que, además, era la
elefanta dominante, un referente que necesitan tener estos animales.

Su vida sufre un serio riesgo

Pero esta compañera murió ahora hace un año y, desde entonces, el estado de la única elefanta que queda en el Zoo «ha empeorado», según Libera!, que ha puesto en marcha una campaña para que Susi sea trasladada antes de que sea demasiada tarde.

El Zoo está negociando con otras instalaciones la adquisición de una nueva familia de elefantes, pero no se haría efectiva hasta que no se acaben las obras en el recinto, que se prevé que esté terminado en el año 201.