Las incógnitas sobre cómo será la Navidad con Covid-19: del "salvar las fiestas" a la celebración "a distancia"

Primeras filas para comprar la lotería de Navidad en Doña Manolita en Madrid
Primeras filas para comprar la lotería de Navidad en Doña Manolita en Madrid
EUROPA PRESS

Cuando falta un mes para la Nochebuena —y tras los últimos grandes puentes festivos con las Comunidades Autónomas cerradas a cal y canto— las familias de toda España hacen cábalas sobre cómo serán las Navidades de la Covid-19. ¿Se podrá viajar entre municipios? ¿Cuántos comensales se autorizarán por hogar? ¿Habrá toque de queda por la noche? ¿Conviene realizarse un test de antígenos antes de cantar villancicos?

No son pocas las autoridades que han reconocido en las últimas semanas que estas fiestas navideñas serán diferentes, dejando entrever que las restricciones para frenar el virus no decaerán. El último ha sido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su alocución de este domingo: "Estamos trabajando en una planificación específica de una Navidad que va a ser distinta, pero segura. Este año tendremos que permanecer a distancia de nuestros seres queridos en vez de abrazarlos", sentenció. El objetivo no es otro que "evitar la tercera ola".

Un documento con recomendaciones consensuadas

Los 17 consejeros de Sanidad de las CC AA tienen este miércoles una cita con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en el consejo interterritorial de salud pública. En la agenda del día figura la aprobación de un documento de recomendaciones comunes de cara a la Navidad. 

Este documento deberá contemplar si se levantan las limitaciones de movilidad entre municipios, provincias y regiones, cuántos comensales se permite en cada hogar o reunión en hostelería, si se amplía el toque de queda y cómo hacer más seguras las reuniones de varias generaciones alrededor del mismo mantel.

En palabras del ministro Salvador Illa, las recomendaciones deben servir "para que aquellos ancianos que quieran disfrutar de estos días con sus familias puedan hacerlo con criterios de seguridad" o incluir recomendaciones a los estudiantes que quieran regresar a sus hogares "para hacerlo con precaución y asegurarse de que no perjudican la salud de sus familias".

Unas fiestas "dIferentes", pero "no peores"

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, pidió la semana pasada comprensión ante el reto que suponen las fiestas a causa de la pandemia. 

Dijo Simón que las próximas Navidades no serán "normales", sino diferentes, lo cual no quiere decir que vayan a ser peores. "No serán como las normales, tendrán que ser diferentes; eso no implica que sean peores, pero tenemos que entender que tendrán que ser diferentes. Lo tenemos que entender todos". En juego está que no haya un repunte de la curva de contagios en enero.

"Este año tendremos que permanecer a distancia de nuestros seres queridos en vez de abrazarlos"

La sociedad escucho a las autoridades presentar duras restricciones en octubre y noviembre, en plena segunda ola, como un intento de "salvar la Navidad". Así lo expresó el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado. Pero, conforme se enciende el alumbrado navideño, los presidentes regionales se vuelven más cautos. El andaluz, Juanma Moreno, ha reconocido que la Navidad en Andalucía "desgraciadamente" no será como la de 2019. Y ha precisado que se impedirán los grandes eventos, aunque se permitirá a las familias encontrarse.

Muchos municipios, en efecto, han anunciado la cancelación o remodelación de los principales actos navideños. Prácticamente no habrá cotillones, ni cenas de empresa. Ni siquiera Cabalgatas de Reyes con público general y, en Madrid, por ejemplo, el Ayuntamiento ruega a los vecinos que en Nochevieja no vayan a tomar las uvas a la Puerta del Sol. Las familias, mientras tanto, siguen dándole vueltas a cómo articular unas reuniones seguras, sin que el invitado indeseado sea el coronavirus

Mostrar comentarios

Códigos Descuento