El caso por la muerte de Mario Biondo sigue abierto tras los nuevos datos aportados por la familia

Una imagen del cámara de televisión Mario Biondo.
Imagen de archivo del cámara de televisión Mario Biondo.
GTRES

La Fiscalía General del Tribunal de Apelación de Palermo ha dictaminado que el caso por la muerte de Mario Biondo, marido entonces de la presentadora española Raquel Sánchez Silva, que se produjo el 30 de mayo de 2013, continúe abierto al menos seis meses más después de que la familia aportase nuevos datos, entre ellos, "importantes anomalías" en las muestras empleadas en la tercera autopsia, según informa La Vanguardia.

A pesar de que los fiscales tenían en mente archivarlo, debido a que la tercera autopsia solo apuntaba a un suicidio, a la falta de colaboración de las autoridades españolas y la falta de pistas, la documentación aportada por la familia Biondo hizo que el el juez Roberto Riggiotomase la decisión de que se retomase la investigación.

Fue el pasado 2 de octubre cuando los Biondo presentaron sus aportaciones: un informe con una reconstrucción en 3D con una posible hipótesis de lo que pudo suceder la noche en que murió el camarógrafo, realizado por el criminólogo español Óscar Tarruella, y el de un equipo pericial italiano liderado por Luciano Garofano, exgeneral de los Carabinieri y comandante del RIS de Parma, sobre la información que contenían los ordenadores de la víctima.

El juez Riggio pone en duda en la resolución judicial la tercera autopsia, realizada por el forense José Abenza Rojo en Madrid, que fue denunciado por la familia Biondo, porque "resulta carente de fiabilidad a la luz de las posteriores diligencias de investigación", ya que "contiene numerosas y evidentes omisiones (entre ellas, indicación de la lesión temporal izquierda, restos de comida en el interior del estómago) y una falsedad cierta y objetiva como la referente a la apertura de la teca craneal".

Se refiere también a la petición de la familia Biondo de las fotografías de la primera autopsia, de las que solo fueron enviadas nueve imágenes cuando habían sido tomadas 49. De las que llegaron a Palermo, ninguna mostraba la parte posterior y baja del cuerpo de la víctima.

De igual forma, Riggio amonesta al doctor Paolo Procaccinti, también denunciado por la familia por la manipulación de los restos biológicos con los que se realizó la última autopsia, porque "del expediente de investigación se desprende que, en relación con los elementos utilizados para los análisis histológicas –tal como puede colegirse del informe técnico del R.I.S de Messina del 16.5.2019, fald. 6, fg. 651– se han encontrado importantes anomalías y, especialmente, que muchas de las muestras no son atribuibles a Mario Biondo". Con esta premisa, el juez podría invalidar dicha autopsia.

En cuanto al examen del equipo pericial italiano sobre los ordenadores de Mario, el juez apunta que existen "extrañas" circunstancias. Destaca que Raquel Sánchez Silva cayó en una contradicción en sus declaraciones de 2014 y 2016. En la primera, aseguró que, salvo ella, nadie había estado cerca de los ordenadores, mientras que en la segunda afirmó que su primo informático le ayudó con ellos. 

La presentadora lo explicó arguyendo que en su declaración de 2014 se había referido a que nadie fuera de su círculo más cercano había estado en contacto con los equipos. 

Por otro lado, Riggio hace alusión al control remoto instalado en el MacBook de Biondo al que se entraba desde una red en la ciudad cacereña de Plasencia. Y subraya las tres conexiones a internet que se registraron desde el mismo después de la muerte de Mario, y que fueron realizadas por una persona que se encontraba en el piso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento