Cinco años después del 11-M, que puso a España en el punto de mira del terrorismo islamista, el Ministerio del Interior asegura que "España es a día de hoy fuente de recursos humanos de futuros terroristas", la principal cantera en Europa de Al Qaeda, y que nuestro país "sigue siendo objetivo del yihadismo internacional".

Es más, en el último informe que la Policía Nacional y la Guardia Civil han elevado al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se recalca que el verdadero objetivo de Al Qaeda es "poner sus pies en Al Andalus".

España es fuente de recursos humanos de futuros terroristas"

Desde el 11-M, las Fuerzas de Seguridad del Estado han detenido a 384 presuntos terroristas islamistas.

Algunos de los grupos desarticulados tenían como objetivo captar, adoctrinar, entrenar y enviar muyahidines a Irak. Otros sólo hacían "apología del terrorismo y proselitismo extremista", según fuentes antiterroristas de la Policía Nacional, y recaudaban fondos para la Yihad (Guerra Santa), por ejemplo, a través de la zakat o la limosna que se obtiene en las mezquitas.

La Confederación Española de Policía (CEP) señala que en los últimos años, una media de cuatro musulmanes residentes en España se han trasladado cada mes a Irak, Chechenia o Afganistán para entrenarse, cifra que los servicios antiterroristas reducen "a un centenar" desde los atentados de 2004.

Cataluña, Ceuta y Melilla

La mayoría de los terroristas islamistas escogen las comunidades musulmanas asentadas en Cataluña para infiltrarse en ellas y crear células clandestinas. El 80% de las operaciones policiales se han realizado en Cataluña y el 31% de los 130 islamistas que actualmente están en prisión fueron arrestados en suelo catalán.

El 80% de las operaciones policiales se han realizado en Cataluña

A pesar de que las detenciones han ido descendiendo año tras año (108 en 2005, 56 en 2006, 47 en 2007, 65 en 2008), Ceuta y Melilla, seguidas de Andalucía, Madrid y Comunidad Valenciana, son otras zonas yihadistas importantes en España.

"No hay que olvidar que Al Qaeda menciona Ceuta y Melilla en sus comunicados como un guiño a sus grupos satélites, Al Qaeda en el Magreb y el Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM)", señalan las mismas fuentes.

Aunque el balance de estos cinco últimos años habla de un total de 384 detenidos, sólo 130 están hoy en prisión (el 33%). ¿Por qué? "En el terrorismo es primordial prevenir", señalan fuentes policiales, "aunque los jueces no parecen pensar igual".

Para la Audiencia Nacional el "terrorismo yihadista posee unas peculiaridades que dificultan la aplicación de la doctrina jurisdiccional", señala en su última memoria. "Un Estado democrático no puede penalizar los desvaríos religiosos que prediquen el odio al diferente. Es la acción y no el pensamiento lo que puede ser incriminado", señala una sentencia del Supremo que absolvió a islamistas.

Nombres propios

  • Abu Dahdah
    Al Qaeda en España

    Líder de la célula de Al Qaeda desarticulada en España tras el 11-S. Ayudó a preparar los atentados de Nueva York. El Supremo rebajó su condena inicial, que era de 27 años, a otra de doce años. El sirio está en prisión.

  • A. Ayachine
    Yihad en Internet

    Este argelino fue detenido en octubre de 2007 en Burgos junto a otros cinco islamistas. Lideraba la primera célula desmantelada en España impulsora de la Yihad mundial a través de Internet. También recaudaba dinero.

  • M. Rabet
    Los sin vicio de Occidente

    Aunque trabajaba de carnicero en Vilanova i la Geltrú (Cataluña), era el líder de Los Sin Vicio de Occidente, facción del Grupo Islámico Combatiente Marroquí. Su grupo envió a diez terroristas suicidas a Irak.

  • Omar Nakhcha
    Conexiones marroquíes

    Marroquí de 27 años, era el líder de dos células asentadas en España dependientes del Grupo Islámico Combatiente Marroquí. Reclutaba voluntarios para Irak, que viajaban a través de Siria. Detenido en 2006 en Barcelona.

  • M. Achraf
    Quiso volar la audiencia

    Fundador del grupo salafista Mártires por Marruecos dentro la prisión de Topas (Salamanca), fue acusado de preparar un atentado para volar el edificio de la Audiencia Nacional. Su condena es de 14 años de cárcel.