Huevos ecológicos, en '¿Te lo vas a comer?': Cómo diferenciarlos y en qué condiciones viven sus gallinas

Alberto Chicote conoce el funcionamiento de una granja ecológica.
Alberto Chicote conoce el funcionamiento de una granja ecológica.
Atresmedia

El segundo reportaje del estreno de la nueva temporada de ¿Te lo vas a perder? Se centró en los productos ecológicos. Y es que, los también llamados productos biológicos y orgánicos, están de moda, y su demanda no deja de crecer. Como siempre que esto ocurre con algo, algunos pícaros intentan sacar más invirtiendo menos y, si hace falta, falseando información. 

Por eso, el programa investigó a algunas empresas que habían llevado a cabo prácticas dudosas, y dotó a la audiencia de herramientas para discernir entre productos realmente biológicos y los que no lo son. Y es que, este tipo de productos, deben cumplir unas normas estipuladas por el reglamento europeo, como evitar transgénicos y el uso de químicos de síntesis.

Además, tienen que llevar una etiqueta oficial. El problema es que, en ocasiones, se pone esa etiqueta sobre productos que no cumplen dichas condiciones, o se mezclan biológicos con no biológicos para multiplicar de manera exponencial el beneficio. 

Con todo, España es líder de producción europea y el cuarto a nivel mundial en productos orgánicos. La Operación Opson, llevada a cabo por Europol, dictaminó que el mayor problema en España en relación con este asunto es precisamente el falso etiquetado y la mezcla de producto normal con ecológico, algo que la organización calificó como "una conducta criminal"

¿Qué convierte a una granja en ecológic

Después, el programa ilustró qué convierte a una granja en ecológica. Según el dueño de una de ellas, se trata de un proceso muy riguroso y controlado. "El entorno debe haber pasado de convencional a ecológico, un proceso que dura unos tres años con análisis periódicos de tierra, hierba y hojas"

Esos análisis deben verificar que se trata de una zona sin químicos, libre de plaguicidas. Respecto a las gallinas, el granjero contó que se alimentaban a base de cereales ecológicos, que también se analizaban. Además, pasaban bajo la luz natural el máximo tiempo posible, y el 80% de ellas ponen huevos a diario. 

Pero, ¿cómo saber si los huevos que estás comprando son realmente ecológicos? Hay que fijarse en un código numérico inscrito en el propio huevo. Este es el registro de trazabilidad, y su primer dígito identifica su tipo de explotación.

Si es un 0, significa que son ecológicos; si es un 1, que son huevos camperos (se han criado en un ambiente convencional, no ecológico); si es un 2 significa que son gallinas que permanecen en el suelo y no salen a la luz del sol; y, si es un 3, son gallinas en jaulas; siendo 0 el tipo de huevos más caros y 3 el más barato.  

Mostrar comentarios

Códigos Descuento