Barcelona ampliará las aceras de Ronda Universitat y anuncia un acuerdo para quitar la "estación de buses encubierta"

Imagen que muestra cómo quedará la Ronda Universitat tras las obras de ampliación de las aceras.
La remodelación de la Ronda Universitat que prevé el Ayuntamiento.
AJUNTAMENT DE BARCELONA

La céntrica Ronda Universitat de Barcelona ampliará sus dos aceras y eliminará dos carriles para los coches. De esta manera, el peatón ganará 1.700 metros cuadrados para caminar, según ha informado el Ayuntamiento este jueves. Esta reforma irá acompañada de una redistribución de las terminales de autobuses interurbanos, algo que los vecinos de la Ronda Universitat llevaban años denunciando. Aseguran que su calle parece una "estación de autobuses encubierta", con 400 operaciones y 8000 usuarios diarios -una actividad más propia de equipamientos como la Estació del Nord, por ejemplo-.

La teniente de alcaldía Janet Sanz ha anunciado en rueda de prensa que Ayuntamiento y Generalitat han llegado a un acuerdo para reorganizar los autobuses interurbanos que tienen sus estaciones de salida y llegada plena Ronda Universitat, ya que es el Govern quien tiene las competencias en este aspecto. La concreción de las medidas las explicarán con detalle la próxima semana la concejala de Movilidad, Rosa Alarcón, junto con representantes de la Generalitat.

Primer paso: ampliación de las aceras

Este jueves, el consistorio sí ha detallado las obras que le competen íntegramente a él: la ampliación de las aceras. Para ello se dispondrán plataformas pavimentadas de cemento y se reducirán los carriles de circulación de vehículos. Los carriles para coches pasarán de ser cuatro a dos, mientras que los de autobuses se mantendrán, así como un cordón de servicios para los vehículos de transporte de mercancías. La proporción final de la calle será del 50% para los peatones y 50% para la calzada. Estas obras comenzarán el próximo domingo y terminarán en marzo, y su coste será de 350.000 euros.

Sanz ha apuntado que la medida encaja en la idea del Ayuntamiento de “dibujar una ciudad más amable para poder caminar libre de humos”, empezando por el distrito del Eixample, el más contaminado de la ciudad. La Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) apunta que la contaminación provoca el 7% de las muertes naturales en la capital catalana.

Por su parte, el concejal del Eixample, Jordi Martí, ha agradecido a los vecinos su lucha: “Salvando calles, salvamos el proyecto de la vida en comunidad que representa la ciudad de Barcelona. Así que gracias por la insistencia. Estoy convencido de que hoy esto no lo presentaríamos sin vuestro papel”, ha dicho.

El portavoz de vecinos de la dreta de l’Eixample, Màrius Armengou, se ha mostrado “muy contento” con el anuncio: “Hemos estado cuatro años refunfuñando y os damos las gracias. Si comenzamos a resolver el problema, la ciudad se beneficiará”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento