¿Por qué está perdiendo seguidores la 'influencer' Mar Torres en Instagram?

La 'influencer' Mar Torres.
La 'influencer' Mar Torres.
Diego Puerta / Gtres

Posiblemente la peor pesadilla para una influencer sea comenzar a perder seguidores en redes sociales. Sobre todo porque es gracias a ellos y a ellas por quienes su trabajo cobra sentido. Y en ese aspecto, Mar Torres debe de estar algo preocupada.

La que fuera novia de Froilán de Marichalar y Borbón hizo hace un año público su perfil de Instagram en un intento por llegar a ser ejemplo de estilo de vida y moda. Rápidamente, su perfil comenzó a acumular followers dado que era la pareja del royaltie.

Sin embargo, sus cerca de 50.000 fans se están quedando muy lejos de sus pretensiones. No ya a raíz de su ruptura con el hijo de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, dado que antes de quitarse el candado ya eliminó todas las fotografías y los comentarios del hermano de Victoria Federica, sino porque quizá su desenfrenado tren de vida ha acabado por cansar a quienes la seguían en redes.

La heredera del imperio Fuertes (que contiene, entre otras, la reconocida marca de embutidos El Pozo y, para hacerse una idea, su abuelo Tomás fue el número 26 en la lista Forbes de 2016 y su patrimonio se estima en 1.200 millones de euros) ha vivido varias polémicas, como cuando fue acusada de copiar contenido de otra influencer, Anita Matamoros, en un tutorial de maquillaje, pero nada parecido a esto.

Tal y como publica Vanitatis, la joven de 22 años parecía tener claro cuál era su futuro y, a tenor de su despegue increíble en Instagram, todo hacía presagiar un buen futuro, pero ese boom se ha desinflado y no ha sido porque esté compaginando esta carrera con sus estudios.

Los primeros meses en los que su nombre no paraba de salir en los medios, en los que aparecía de fiesta en fiesta -lo que tuvo como consecuencia otra polémica por saltarse la cuarentena- o a bordo de yates, su cuenta registraba un incremento exponencial, pero fue hacer la portada de la revista ¡Hola! anunciando su ruptura con Froilán y todo cambió -ni siquiera su "amor de verano" con José Hernández, un joven muy tradicional- ayudó a su recuperación mediática.

El citado medio explica que la celebrity ha pecado de narcisismo en sus publicaciones, un culto a sí misma y a una temporada estival perpetua que, unido a un estilo de vida difícil de seguir y no apto para todos los bolsillos, desde comidas en los mejores restaurantes varias veces por semana a sus retoques estéticos, que han provocado una desbandada en su Instagram.

A diferencia de otras influencers que adaptan su savoir faire por un modelo más cercano, Mar Torres lleva una vida tan anclada en el lujo que pierde, según los cálculos de Vanitatis, alrededor "de 300 en 300 de un día para otro". Quizá también ha influido el final de la cuarentena o poca variedad en su contenido.

De hecho, se explica, no hay rastro en su perfil de Rimmeo, una agencia de representación de influencers en la que confió en noviembre del año pasado para que gestionaran la parte publicitaria de su perfil y que también tiene en nómina a Diego Matamoros o Rafa Mora.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento