Sanidad descarta obligar a inmunizarse y busca cómo vencer el miedo de los ciudadanos a la vacuna contra la Covid

10:00.- 1ª planta. Pabellón 15. Hospital Valdecilla. Inicio de la campaña de vacunación contra la gripe. 25 de octubre de 2018 © Raúl Lucio
Imagen de una vacunación contra la gripe estacional.
Raúl Lucio

La vacuna contra la Covid será gratuita y voluntaria. No está previsto que esté disponible antes de Navidad y el plan de inicio es que empiece a ponérsela población considerada prioritaria, como el personal sanitario, las personas de más edad y,, quizá, también aquellos trabajadores a los que su actividad impida trabajar. Estos son algunos de los puntos de partida en la elaboración de la estrategia nacional de vacunación contra la Covid, en torno a la que el Ministerio de Sanidad tiene una preocupación concreta: cómo vencer los miedos que se detectan entre los ciudadanos contra una vacuna que se ha conseguido en mucho menos tiempo de lo habitual y conseguir que se la pongan.

¿Crees que debe obligarse a los ciudadanos a vacunarse contra el coronavirus?

La secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, se reunió este lunes con asociaciones científicas, médicas y de enfermería para empezar a diseñar la estrategia de vacunación de la Covid, en la que también participarán representantes autonómicos en los grupos de trabajo que se han creado ya en el marco del Consejo Interterritorial de Sanidad. El ministro, Salvador Illa, apuntó la semana pasada que espera que la estrategia esté lista para el próximo 23 de noviembre. En principio, los grupos de población a los que primero se les administrará la vacuna serán sanitarios, personas mayores, personas que no puedan teletrabajar. Más dudoso es si también se vacunará a los niños en primer lugar. Durante la primera ola, se creyó que eran "vectores" de contagio  especialmente contagiadores, algo que se descartó posteriormente. 

Fuentes conocedoras del encuentro de este lunes indican que todavía hay que despejar interrogantes tales como qué vacuna llegará primero a España de las tres -Pfizer, Moderna y Astra Zéneca- que están dando mejores resultados y de las que la UE se está aprovisionando.

Según el último CIS, el 43,8% no está dispuesto a vacunarse inmediatamente; el 40,2% dice que sí lo haría

Y entre todas la dudas, destaca cómo vencer la desconfianza de muchos ciudadanos hacia unas vacunas tan nuevas. Según el último CIS, un 43,8% no se la pondría de forma inmediata, más que el 40,2% que aseguró que sí lo haría. Y estos temores no solo afectan a la población en general. También están entre los profesionales sanitarios. Según un estudio del Consejo de Colegios Oficiales de Enfermería, el 50 % de estos profesionales querría tener más información sobre la vacuna antes de inmunizarse.

Sí está claro que la vacunación será voluntaria, ya que, según explican las fuentes, hacerla obligatoria requeriría cambios legales, supondría entrar en el espinoso terreno de las libertades individuales y, además, en caso de que las vacunas provocaran algún efecto adverso, podría enfrentar al Estado a miles de demandas.

En esta tesitura, Sanidad busca fórmulas para convencer a los ciudadanos de que las vacunas que reciban finalmente la autorización para ser suministradas serán seguras, como repite insistentemente el ministro Illa. 

Centros de salud o centros de vacunación

No se espera que las primeras dosis de la vacuna lleguen a España hasta enero y dependiendo de cual de ellas sea, este lunes se valoraron varias opciones para proceder a la vacunar a la población.

Por una parte, el grupo de trabajo que se constituyó ayer se plantea la posibilidad de aprovechar la campaña de vacunación contra la gripe estacional, que se prevé que termine en enero, justo para encadenar con la de la Covid, si todo va según lo previsto. En este caso, se podrían aprovechar los protocolos que ya están en marcha en los centros de salud, con personal sanitario dedicado exclusivamente a vacunar.

Sin embargo, aquí se puede plantearse una dificultad si la vacuna que llega primero a España es finalmente la de Pfizer, que debe conservarse a una temperatura de 80 grados bajo cero. Esto haría inviable aplicarla en los centros de salud y entre los colectivos con los que el Gobierno está consultando la estrategia propone crear centros de vacunación, dedicados exclusivamente a la vacuna de la Covid y que contaran con las condiciones adecuadas. Distinto será si las vacunas disponibles son las de Moderna o de Astra Zéneca, con unas condiciones de conservación más ordinarias.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento