Los graduados sociales advierten que los despidos empezarán a aflorar a partir del mes de enero

El presidente del Colegio Oficial de Graduados Sociales de la Región de Murcia, José Ruiz, no cree que vaya a haber muchos despidos de aquí a final de año gracias al efecto de los Expedientes de Reglación Temporal de Empleo (ERTE), al buen funcionamiento de la agricultura y de la industria y al hecho de que en Navidad se espera un mayor dinamismo de la economía.

Sin embargo, se ha mostrado convencido de que sí van a producirse extinciones de contratos a partir de enero, porque los empresarios que se habían acogido a un ERTE por limitación podrán empezar a despedir a partir de ese momento sin tener que devolver las deducciones a la Seguridad Social.

De hecho, Ruiz ha advertido que varias empresas de su despacho profesional ya le han comunicado que van a ajustar ya sus plantillas en el momento que puedan. "No me dicen si van a extinguir el contrato de tres, de cuatro o de siete trabajadores, pero sí que me dicen que tienen que hacer un reajuste de plantilla", admite Ruiz, quien cree que esto se comenzará a producir a partir de enero, salvo que la situación se prorrogue en el tiempo.

Ruiz también sospecha que esos despidos se producirán tarde o temprano porque hay empresas que están renunciando a la bonificación a la Seguridad Social, y eso "les obliga otra vez a mantener su plantilla durante los seis meses siguientes". Estos empresarios se preguntan quién les garantiza que en el momento en el que puedan abrir tengan trabajo para todos.

"Porque, aunque venga la vacuna y abra la hostelería, no nos vamos a volcar todos a comer en un restaurante cerrado, sino que nos costará volver a la normalidad", según Ruiz. Por eso, destaca que las empresas prefieren acudir a un ERTE por fuerza mayor sin deducción, sabiendo que el día de mañana pueden tener la libertad de ajustar la plantilla sin devolver la bonificación.

"Esta lectura es preocupante porque si el empresario piensa así, es que va a extinguir contratos en cuanto puedan", ha advertido Ruiz e declaraciones a Europa Press y al ser preguntado por las restricciones adoptadas por el Gobierno regional para hacer frente a la pandemia, como el cierre perimetral y el cierre del sector de la hostelería.

"Yo no soy un experto en microbiología ni en nada que se le parezca, pero sí soy un experto en cuanto a las consecuencias que tiene laboralmente", ha indicado Ruiz. Precisamente, ha señalado que la Dirección General de Trabajo anunció este jueves que se habían presentado 200 expedientes en solo dos días.

"Teniendo en cuenta que afecta a toda la hostelería y que solo se les permite despachar comidas o cafés para llevar, está claro que la restricción es demasiado fuerte para un sector que está muy castigado ahora mismo", según el presidente de los Graduados Sociales.

Ruiz gestiona en su despacho algunos negocios de hostelería que han tenido que mandar de nuevo trabajadores al ERTE "porque no tienen actividad". La repercusión, añade, es "terrible" porque están consumiendo ya paro de su prestación por desempleo, algo con lo que no había problema hasta el 30 de septiembre.

En cambio, lamenta que, a partir del 1 de octubre, "se empieza a consumir desempleo" lo que, en un futuro, "va a ser un problema si al trabajador se le extingue el contrato en unos meses por despido". Y es que, sin perjuicio de que le paguen su indemnización, "va a tener menos prestación por desempleo". "Tal y como está el panorama, va a estar difícil que se vuelva a colocar", advierte Ruiz, porque la situación "tiene pinta de alargarse".

Todo ello, añade, "sin perjuicio de las ayudas puestas en marcha por la Comunidad Autónoma", que representan un remedio "muy puntual" porque "una actividad económica no solo consiste en pagar la cuota de autónomo o de la Seguridad Social, sino que implica muchísimos gastos más".

De todos los trabajadores que se han acogido a un ERTE, Ruiz señala que las empresas tienen que esperar seis meses tras reincorporarlos para poder despedirlos y no devolver las deducciones que han tenido en Seguridad Social. "Tendrán que acudir a la entidad bancaria para poder seguir pagando al trabajador, si no hay actividad suficiente", explica.

SUBVENCIÓN A FONDO PERDIDO

Ruiz dice pasear por la ciudad de Murcia y ya percibe un escenario "terrible" en el comercio, porque hay establecimientos cerrando "cada día", algo que también sucede "en todos los municipios de la provincia". Ha lamentado que no hay ninguna solución factible porque "todos dependemos del informe de los expertos que asesoran al Gobierno regional y que son los que dicen las medidas que hay que tomar".

Frente a ello, cree que "hay que apostar más fuerte por la hostelería y el turismo", porque es uno de los tres sectores básicos de la Comunidad junto a la agricultura, que "está funcionando muy bien"; y la industria, que está funcionando "bien" aunque la situación le está afectando.

"La pata de la economía regional, la de la hostelería y el turismo, está fallando y está haciendo que muchos bares tradicionales de la Región estén cerrando definitivamente", según Ruiz, quien insta a hacer lo mismo que otros países europeos: "apostar muy fuerte por estos sectores y dar alguna subvención a fondo perdido que tendrá que ir con cargo al presupuesto de todos los murcianos".

Y es que, si ese sector se termina de hundir, recuerda que arrastraría a 50.000 trabajadores, lo que representa un "verdadero disparate". A su juicio, la ayuda debería proceder de la Comunidad, del Ministerio de Trabajo y del de Seguridad Social, así como de la Hacienda Pública, que "tiene que hacer un esfuerzo.

Además, cree que, si no se condonan, al menos "se deberían aplazar los impuestos, de forma que se puedan ir dilatando en el tiempo sin intereses". Solo de esa forma, añade, "darían un poco de cuello al empresario". Y es que recuerda que "la mayoría de bares y restaurantes son pequeñitos y quizá no están muy capitalizados", por lo que tienen dificultades "en cuanto pasan un mes sin vender".

En la ciudad de Murcia se percibe que hay muchos bares con una ventana abierta en la que sirven café y despachan a domicilio. "Dentro hay una sola persona, a pesar de que la plantilla está compuesta a lo mejor por diez, por los que los nueve restantes están cobrando la prestación por desempleo, que se les puede agotar".

LA PANDEMIA SUPONDRÁ UN CAMBIO "RADICAL"

Por otro lado, Ruiz ha percibido que muchos comercios del centro de Murcia están anunciando una liquidación por cierre, lo que quiere decir que la restricción perimetral les está afectando. En cambio, cada vez se están usando más las empresas grandes de paquetería como Amazon, que "han venido para quedarse" porque algunos grupos de edad "ya tienen muy claro que sus compras van a ser por internet" y los que son más mayores "nos hemos dado cuenta de que funciona fenomenal".

El hecho de que desaparezca el comercio en el centro, va a convertir a las ciudades en urbes "muertas". Por eso, una asociación de comerciantes recién constituida está haciendo un llamamiento a todos los murcianos para que acudan a establecimientos de proximidad.

A Ruiz le da miedo, especialmente, lo que va a pasar en cuanto se logre controlar la pandemia, porque supone un cambio "absoluto" en el sector de la hostelería, la industria o la agricultura "de la mano de la robotización o la inteligencia artificial". Se trata de algo que Ruiz ya está percibiendo entre los clientes de su despacho. "Esa robotización supone menos puestos de trabajo", explica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento