La vacuna contra la gripe puede reforzar la inmunidad contra la COVID-19

Vacunación de la gripe en Santiago de Compostela. Suministro de vacuna en una enfermería. Vacunas, enfermería, coronavirus, covid-19
Vacunación de la gripe en Santiago de Compostela. Suministro de vacuna en una enfermería. Vacunas, enfermería, coronavirus, covid-19
EUROPA PRESS

Cada año, la gripe causa entre 290.000 y 650.000 muertes en todo el mundo, por lo que las autoridades animan a la población de riesgo y a los profesionales sanitarios a vacunarse contra esta infección. Desde la aparición de los primeros casos de COVID-19, los expertos han mostrado su preocupación por la confluencia de ambas enfermedades y cómo esta coincidencia puede afectar a la población y a la saturación de los hospitales. Esta preocupación ha llevado a los investigadores a desarrollar estudios para ahondar en la inmunidad ante estas patologías.

Ahora, un estudio neerlandés, todavía preliminar y liderado por Mihai Netea, apunta que la vacuna contra la gripe puede inducir respuestas inmunitarias que proporcionen una protección relativa contra la COVID-19. Esta protección contra la enfermedad producida por el nuevo coronavirus puede alcanzar hasta el 39%, de acuerdo con los resultados obtenidos.

Con anterioridad, varios estudios epidemiológicos ya habían sugerido la protección cruzada entre la vacunación contra la gripe y la COVID-19 durante la actual pandemia. Sin embargo, expone el nuevo trabajo, se desconoce el mecanismo subyacente que causa este efecto. En esta línea, varias investigaciones italianas habían señalado una mortalidad más baja por coronavirus entre los ancianos que habían recibido la inmunización contra la gripe.

Sin embargo, todavía quedan dudas. El nuevo estudio detalla que aún no hay evidencia estadística suficiente, lo que complica sacar conclusiones. De hecho, otro trabajo apunta a un incremento del riesgo de contraer COVID-19 como resultado de la vacuna contra la gripe en los 28 países de la OCDE. 

Este trabajo holandés se basa en muestras de sangre facilitadas por donantes adultos, a las que, in vitro, se les ha administrado en primer lugar la vacuna de la gripe y después se las ha infectado con el SARS-CoV-2. Como resultado, los autores informan de la detección de una mejora de las respuestas a las citoquinas, que son unas proteínas que regulan la función de las células y juegan un papel fundamental en la infección por coronavirus.

Además, este análisis neerlandés ha estudiado la incidencia de la COVID-19 en más de 10.000 profesionales sanitarios y ha descubierto que la infección por SARS-CoV-2 era menos común entre los empleados de los hospitales de los Países Bajos que habían recibido la vacuna contra la gripe durante la temporada de invierno 2019/2020.

Por todo ello, el estudio concluye: "Estos datos, junto con informes independientes recientes similares, abogan por un efecto beneficioso de la vacunación antigripal contra la gripe, así como contra la COVID-19, y sugieren su despliegue efectivo en la temporada de gripe de 2020-2021 para protegerse contra ambas infecciones".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento