El apoyo de Bildu a los Presupuestos divide a los socialistas: "El peaje que hay que pagar es muy doloroso"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los vicepresidentes primera, Carmen Calvo y segundo, Pablo Iglesias.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los vicepresidentes primera, Carmen Calvo y segundo, Pablo Iglesias.
EFE/ Ballesteros

El apoyo de EH Bildu a los Presupuestos Generales del Estado anunciado por Arnaldo Otegui parece haber pillado por sorpresa a muchos dirigentes socialistas, que se han posicionado abiertamente sobre esta negociación y no todos ellos a favor. Pese a la multitud de reacciones, Pedro Sánchez no ha querido hacer valoraciones sobre este asunto al ser preguntado expresamente en su visita a Navarra.

Algunos de los más duros en este asunto han sido los presidentes de Castilla-La Mancha y Extremadura, que han lamentado profundamente el apoyo de la formación abertzale. Emiliano García Page ha asegurado esta misma mañana que "lo de EH Bildu no tiene un pase" y considera que es Podemos quien está marcando la agenda del Gobierno central. 

"Veo con preocupación que Podemos nos marque la agenda y nos esté arrastrando a una esquina del tablero político que está muy fuera del sitio habitual de las grandes mayorías del PSOE", ha señalado García-Page en una entrevista en la Cadena SER. A su juicio, el presidente del Gobierno está haciendo un intento por hacer viable la "casi inviable" situación política del país y los PGE, ha añadido, son un documento "perfectamente homologable" en la dinámica de un presupuesto socialdemócrata. "El problema es que el documento de fondo es bueno pero el peaje que hay que pagar para sacarlo adelante es doloroso".

El "dolor" también es compartido por su compañero de partido y presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que tras enterarse del anuncio de Otegi a favor de apoyar los Presupuestos, no dudó en mostrarse públicamente en contra. "Ver a OTEGUI siendo clave para decidir los PGE, del Estado que combatió desde un grupo terrorista, me produce una sensación muy dolorosa. Por un lado de fracaso como país por no ser capaces de que sean irrelevantes. En lo personal iré a la farmacia a buscar un antiemético", escribió en su cuenta personal de Twitter.

Si bien considera de que su relevancia es consecuencia de un "fracaso colectivo", admite que "nunca imaginé que la política española por la negativa a llegar a acuerdos los hiciera importantes" .

La líder socialista en Andalucía, Susana Díaz, no ha querido, en cambio, valorar el apoyo de Bildu, aunque de sus palabras se puede interpretar que no es plato de buen gusto. "No comparto absolutamente nada ni con Bildu ni con Otegi y lo único que espero de ese partido es que pidan perdón a los españoles por el daño que le hicieron a este país", se limitó a decir este jueves preguntada por los periodistas sobre este asunto.

"No me causan náuseas unos apoyos u otros"

Dentro de los líderes socialistas también hay quien ha celebrado este hecho o que simplemente le han intentado dar naturalidad"De lo que se trata es de sacar adelante unos presupuestos. El hecho de que haya partidos que se sitúan al extremo del arco parlamentario que puedan decidir apoyar los presupuestos tiene mi bienvenida", han sido las palabras del líder del PSC, Miquel Iceta, ha reconocido que no le "causan náuseas unos apoyos u otros".

De la misma forma se ha expresado su homóloga en el País Vasco, Idoia Mendia, quien ha dado la bienvenida a que EH Bildu se implique en la gobernabilidad de España y ha subrayado que cuando ETA mataba lo que se les pedía es que hicieran política. Mendia ha dejado claro que los socialistas siempre han pactado con EH Bildu "con absoluta normalidad en Euskadi y el PP también lo ha hecho".

Desde el Gobierno, las posturas de sus ministros pasan por el silencio o por transmitir normalidad. Muchos de sus ministros no han querido pronunciarse sobre el asunto y, los que sí lo han hecho, han respaldado el apoyo de Bildu. Si bien "no hay justificación para no apoyar las cuentas públicas", según el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, "con la mentalidad de algunos, la transición hubiese sido imposible hoy", ha señalado el ministro José Luis Ábalos.

También la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, ha justificado la negociación con la formación abertzale alegando que el Gobierno lo que ha hecho hasta ahora es "buscar el máximo apoyo posible con una idea clara de país que cohesiona y vertebra territorial y socialmente a España".

Sin duda, el más efusivo ha sido el vicepresidente Pablo Iglesias, que nada más conocer el apoyo de Bildu en boca de su líder, Arnaldo Otegi, lo celebró a través de sus redes sociales. Su posición, en cambio, sí es compartida por su grupo parlamentario como dejó ver el portavoz en el Congreso Enrique Santiago, que en TVE señaló que "lo lógico es que haya una normalidad absoluta" con esta formación que tiene "una representación más que considerable y hace años que renunció a la violencia".

La oposición, en contra

Unánime ha sido también la postura de la oposición, pero en contra de las negociaciones con Bildu. El líder del PP, Pablo Casado, ha advertido a Sánchez de que "no se puede gobernar con EH Bildu de socio preferente", mientras que para Vox, los presupuestos tendrán "el sello de ETA". Desde Ciudadanos, donde se abrían a sumarse a las cuentas nacionales, ya han advertido de que no lo harán si el Gobierno termina pactando con ERC y Bildu.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento