Trapero vuelve a estar al mando de los Mossos tras su absolución por el 1-O

Trapero y Sàmper reunidos este jueves.
Trapero y Sàmper reunidos este jueves.
GENERALITAT DE CATALUNYA

Josep Lluís Trapero ya se lo ha pensado y ha dicho sí a volver a comandar los Mossos d’Esquadra. Justo después de que a finales de octubre la Audiencia Nacional absolviera al mayor de los delitos de sedición y desobediencia por su papel en la celebración del referéndum ilegal del 1-0, el conseller de Interior, Miquel Sàmper, le mostró su voluntad de restituirlo. Su respuesta fue que necesitaba unos días para valorar su situación profesional actual, y tras ese periodo, este jueves ha comunicado su "disposición firme" para asumir de nuevo el mando. Sàmper se lo ha devuelto de forma inmediata.

Ha informado de ello en un comunicado el Departamento de Interior del Govern, que ha explicado que el conseller ha mantenido por la tarde una reunión con el director general de la Policía, Pere Ferrer, y el hasta ahora comisario jefe, Eduard Sallent, a quien ha manifestado personalmente su agradecimiento por el trabajo realizado al frente de los Mossos d’Esquadra. Sallent logró el cargo en junio de 2019, cuando sustituyó el comisario Miquel Esquius y después de que en octubre de 2017 el Gobierno destituyera a Trapero en aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Tras la reunión con Sallent y Ferrer, Sàmper, acompañado de este último y de la secretaria general de Interior, Beth Abad, ha tenido un primer encuentro de trabajo con el mayor. Durante su transcurso, han acordado verse este viernes con los altos mandos de los Mossos en el complejo central del cuerpo policial.

El Govern ha vuelto a abrir las puertas a Trapero a pesar de que en marzo del año pasado el mayor se desmarcó del 'procés' en el Tribunal Supremo para defender que no dirigió a la policía autonómica para facilitar el referéndum ilegal, lo que le valió críticas del independentismo. La restitución ha llegado después de que el ejecutivo catalán se valiera de la sentencia absolutoria de la Audiencia Nacional para afirmar que se estaba "desmontando la causa general" –en palabras de su vicepresidente en funciones de presidente, Pere Aragonés– contra los líderes del secesionismo en Catalunya.

Con el fallo judicial, Trapero se libró de los 10 años de cárcel que pedía para él la Fiscalía. Esta, que pasó de acusar al mayor por rebelión a rebajar la acusación a sedición, tenía la posibilidad de recurrir, pero finalmente no lo hizo.

La sentencia sostuvo que Trapero no se comportó como "un instrumento del proceso" independentista en la celebración del 1-O y que las actuaciones de los Mossos parecieron "dirigidas a minimizar los daños". También destacó que los agentes procedieron con "prudencia" y no desobedecieron los mandatos judiciales "ni por omisión".

Además, apuntó a numerosos "contraindicios" de la hipótesis de la existencia de un acuerdo entre Trapero y los líderes de la movilización ciudadana. Entre ellos está que el mayor de los Mossos se reunió con el expresidente catalán Carles Puigdemont para pedirle que desconvocara la consulta. Otro contraindicio es el plan que afirmó haber diseñado, en previsión de que lo pidiera el juez, para detener a los miembros del Govern al decretarse la Declaración Unilateral de Independencia (DUI).

Aragonès ha considerado este jueves un acto de "justicia y reparación" devolver a Trapero las funciones que la "represión" le quitó. "Todos conocemos tu profesionalidad y rigor", ha dicho a través de Twitter, y ha agradecido a Sallent "todo este tiempo de servicio".

Los Mossos han publicado en un tuit el comunicado de Interior.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento