El subdirector del FMI sostiene que el final del túnel económico llegará en el 2010

  • John Lipsky, subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional, advierte de que las economías emergentes se verán tan afectadas como las economías avanzadas.
  • Anima a los políticos a alcanzar un acuerdo internacional.
  • La ministra francesa de Economía advierte del peligro de un "descontento social" en la Eurozona.
  • El tono general de los expertos reunidos en Davos es pesimista.
El subdirector gerente FMI, John Lipsky (drcha.), durante la mesa redonda en la que ha participado en Davos. REUTERS
El subdirector gerente FMI, John Lipsky (drcha.), durante la mesa redonda en la que ha participado en Davos. REUTERS
REUTERS
El primer subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), John Lipsky, ha augurado que la magnitud de la ralentización en las
economías emergentes
podría ser la misma que en las economías avanzadas , y ha pronosticado que la recuperación de la economía mundial no comenzará hasta
dentro de un año.

"A final de este año y a comienzos de 2010 podremos restaurar la economía mundial", ha afirmado Lipsky en la recta final del Foro Económico Mundial, que se celebra entre las nevadas montañas de la exclusiva estación alpina de Davos.

Lipsky ha recordado también que la economía global crecerá un 0,5% en el 2009, el comportamiento más débil desde la Segunda Guerra Mundial, y ha añadido que las economías avanzadas están ya en recesión.

El FMI ha revisado a la baja sus pronósticos de crecimiento global hasta el nivel mínimo desde hace sesenta años y ha alertado de que hay que hacer hincapié en lograr una respuesta política internacional a la crisis del sector bancario con el fin de empujar a la economía de nuevo.

En su estimación de noviembre, el FMI había proyectado que la economía mundial crecería un 2,2% en 2009, mientras que EEUU se contraería un 0,7% y la zona del euro caería un 0,5%.

Tono pesimista y preocupado

Durante la cumbre, los líderes económicos y políticos del mundo se han mostrado pesimistas respecto a la duración de la actual crisis económica y financiera, que puede crear un descontento social generalizado. No obstante, algunas voces han celebrado como un gran progreso que este año, al menos, los líderes políticos hayan reconocido que no saben nada y que tienen mucho que hacer.

La ministra de Economía, Finanzas y Empleo francesa, Christine Lagarde, ha alertado del riesgo de proteccionismo, ya que muchos contribuyentes presionan a sus gobiernos para asegurar que los impuestos que pagan beneficien a sus propios países.

Lagarde, que es miembro del comité fundador del Foro Económico Mundial, también ha advertido del peligro de que se produzca un "descontento social" generalizado en la zona del euro y en otras regiones económicas, ya que la salida de la crisis afecta al dinero de los contribuyentes.

Para evitar estos dos riesgos, la ministra gala ha señalado que es necesario restaurar la confianza en los sistemas, entre ellos el financiero, para lo que es fundamental que la clase política dé importantes señales y fáciles de comunicar a la opinión pública.

Lagarde ha afirmado que "vamos a contrarreloj", al mismo tiempo que ha destacado que es muy difícil comunicar sobre cuestiones, sistemas e instituciones financieras, por lo que el mensaje generalmente no llega a opinión pública, que se pierde.

"Debemos dar señales serias en asuntos que pueden ser comunicados políticamente", dijo Lagarde, entres los que citó los sistemas de compensación y las sanciones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento