Más de 6.000 libros a domicilio y en autobús

  • El bibliobús es el servicio de préstamos de textos más antiguo de Madrid.
  • Gracias a él, la cultura llega a pueblos como Quijorna.
  • Permiten retirar hasta seis documentos entre libros, CD y DVD.
Un usuario ojea un libro de entre los muchos disponilbes en el servicio. (ARCHIVO)
Un usuario ojea un libro de entre los muchos disponilbes en el servicio. (ARCHIVO)
A. NAVIA

En Quijorna, pueblo de 3.000 habitantes situado al oeste de la región, se quedaron sin biblioteca en septiembre.  "Cosas del presupuesto, seguro", dice una vecina, mientras ojea una novela de Stilton. Sin embargo, no parece importarle demasiado, y no porque en Quijorna no haya sed de cultura, sino por el bibliobús.

"Llevo 23 años al volante de esto, y lo mejor son los niños. ¡Alguno hay por ahí muy avispao que me pide que le pase algún libro erótico! je, je..., pero de eso nada, ¡cada cosa a su edad!".  El autor de estas palabras es Jaime Martínez (53 años), conductor del bibliobús; "a veces yo también aprovecho y ojeo algún cómic. Astérix, Lucky Lucke... pero no soy socio", dice.

Llevo 23 años al volante y lo mejor son los niños, alguno muy avispado me pide que le pase algún libro erótico   
Esta biblioteca móvil es el servicio de extensión bibliotecaria más antiguo de la Comunidad.
Lleva funcionando desde 1953, repartiendo libros (ahora también CD y DVD) a las zonas más apartadas de la región. Son 13 vehículos, cada uno con una zona asignada, que cuentan con más de 6.000 documentos en permanente renovación. El volumen de préstamos alcanza los 3.000.    

Muchos vecinos los prefieren incluso a sus bibliotecas locales, ya que la política de préstamo es mucho más flexible. Te dejan coger hasta seis documentos, entre música, libros y películas, con los que se puede estar hasta un mes. Cosa lógica, ya que hay municipios a los que sólo se acude cada quince días. Por el resto se pasa cada semana.

Madres, niños y actrices

Isabel Sánchez es la bibliotecaria que cubre el suroeste de la región. Este jueves para en Quijorna y Brunete (unos 10.000 habitantes). "Nos ponemos en los colegios y los chavales acuden en masa, acompañados de sus padres", comenta. Es el caso de la madre de Patricia, una niña de diez años que aparece cargada de libros... y un CD_de Mónica Naranjo. "Es para mi madre, que le gusta mucho", afirma.

Pero no, no sólo hay niños. Parapetados tras tomos de Larsson, Zafón y Cervantes se encuentran personajes de lo más variopinto. Hay un señor mayor de Brunete que sólo lee biografías, otro al que le chiflan los encajes de bolillos y una actriz muy famosa de la época del destape, Carmen Platero, enamorada del teatro y el cine: "La verdad es que por aquí veo a más mujeres que a hombres. No sé, supongo que será una cuestión de sensibilidad".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento