Cataluña limitará la cifra de asistentes a ciertos actos además del aforo tras la polémica ceremonia de Sagrada Família

Un momento de la misa en la Sagrada Familia oficiada por el cardenal Juan José Omella ayer a pesar de que el Procicat no dio la autorización al acto
Un momento de la misa en la Sagrada Familia oficiada por el cardenal Juan José Omella ayer a pesar de que el Procicat no dio la autorización al acto
EFE

La consellera de Salut, Alba Vergés, ha sido muy crítica este lunes con la ceremonia que se celebró el pasado sábado en el templo de la Sagrada Família y a la que asistieron 600 personas, en un fin de semana con fuertes restricciones a la actividad, la movilidad y las reuniones sociales debido a la segunda ola de Covid. Vergés ha reiterado que Salut "no tenía constancia de este acto porque sino podríamos haber actuado". 

"Este es un acto que no se tendría que haber hecho. Por eso intentaremos que quede claro a partir de ahora en las resoluciones", ha indicado. Ha apuntado a que el Govern se planteará restringir la cifra de personas asistentes a ciertos actos que ya tengan limitado su aforo. 

Los actos religiosos, permitidos durante el estado de alarma 

Este es el caso de las ceremonias religiosas, un derecho fundamental según la Constitución, y por eso permitido durante el vigente estado de alarma a pesar del aforo restringido. "La limitación de aforo al 30% no ha sido suficiente". ha recalcado Vergés, quien ha sido contundente a la hora de recriminar a los organizadores de la misa que se haya celebrado. 

"Esto se ha salido de madre, sobre todo viendo todas las restricciones que hay en Cataluña, con gente que no puede trabajar porque su negocio está cerrado y con personas que no se han podido despedir de sus seres queridos fallecidos", ha dicho la consellera. 

"Más allá de su tipología o de la confesión religiosa, todo aquello que pueda posponerse debe hacerse. Ciertas ceremonias son totalmente evitables" (Alba Vergés, consellera de Salut) 

Ha querido recordar "la difícil situación de mucha gente" a causa de esta medidas que ha indicado que están encaminadas a mejorar la situación epidemiológica en las próximas semanas: "Más allá de su tipología o de la confesión religiosa, todo aquello que pueda posponerse debe hacerse. Ciertas ceremonias son totalmente evitables". 

Vergés se ha alineado en sus declaraciones este lunes con las realizadas esta mañana por Marc Ramentol, secretario general de Salut, y ha asegurado que en estos momentos "no se puede correr" a la hora de desescalar con las medidas restrictivas bajo las que se encuentra la comunidad. 

"Hace falta más tiempo para ir bajando los datos y estabilizándonos", ha dicho. "Los datos son todavía elevadísimos y a finales de esta semana asistiremos a un pico asistencial", ha remarcado para dar a entender a la ciudadanía que ahora no es el momento de bajar la guardia. 

La tasa de reproducción actual está en 0,92 (la semana del pasado 16 de octubre estaba en 1,63) y también bajan los contagios diarios, pero todavía se crece en ingresos y casos críticos. 

El 83% de las UCI de Cataluña se encuentran llenas y el 60% por casos de Covid positivos. "Se está muy lejos del objetivo de 1.000 casos nuevos diarios de coronavirus y de 300 ingresados en las UCI", ha afirmado la consellera, debido a que el balance es a día de hoy de 2.793 personas hospitalizadas, 578 de ellas en las unidades de cuidados intensivos. 

Los casos diarios detectados están en unos 4.000, tres veces menos de los 12.000 de máximo que se han registrado en esta segunda ola, pero lejos también del objetivo marcado por Salut de no más de un millar. "Las medidas nos han permitido llegar a la situación actual pero es muy importante no contagiarse en estos momentos" (para no tensionar aún más la sanidad), ha resaltado Jacobo Mendioroz, director de la Unitat de Seguiment de la Covid. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento