Cómo cruzar un puente

Steve Wynn
Steve Wynn
Guy Kokken

Viejo héroe. Aquellos tiempos del llamado nuevo rock americano. La semilla de Dream Syndicate que recogieron bandas postreras y un hilo directo de unos años para acá con nuestro país, a través del sello que publica sus discos (Astro) y con algún que otro proyecto paralelo en el que está implicado el sempiterno Paco Loco.

Claro que nadie puede renegar u ocultar sus genes y algo del ayer aparece en su último trabajo, pero hay muchas más cosas nuevas e inéditas (¿quién se iba a imaginar a Steve Wynn poniéndose el traje de cantautor?) en el álbum que se fue a grabar a tierras de Eslovaquia, al estudio de Chris Walkabouts.

El aroma del desierto se ha quedado atrás —con tres discos, basta—, y ahora en el presente manda la inspiración al cruzar un día y otro el llamado Dragon Bridge, que hasta incluso se ha ganado el detalle de dar nombre al álbum. El pop-folk acústico está de moda y algo de quietud y sosiego se ha colado en este trayecto al cruzar de un lado a otro.

Sencillez y a la vez detalles de producción delicados aparte del apoyo de Linda, haciendo esa segunda voz que queda bordada en canciones como When we talk, que parece un vals con Cohen al fondo «bailando hasta el final del amor».

STEVE WYNN. Día 3, Madrid (El Sol) / 4, Gijón (Casino) / 5, Vigo (Mondo) / 6, Bilbao (Santana 27) / 7, Zaragoza (Casa del Loco)

Mostrar comentarios

Códigos Descuento