Mercedes Cabrera: "¿Cómo vamos a pretender adoctrinar? Eso es impensable"

Cabrera, en una visita reciente a '20 minutos' (JORGE PARÍS)
Cabrera, en una visita reciente a '20 minutos' (JORGE PARÍS)
JORGE PARÍS

Después de tres días de deliberaciones, el Tribunal Supremo (TS) rechazó este miércoles por amplia mayoría (22 votos a favor y 7 en contra) el derecho a ejercer la objeción de conciencia frente a la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, considerando que el contenido de la asignatura no lesiona los derechos de los padres.

Un día después, este periódico ha hablado con la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, para saber de primera mano su opinión respecto a este tema.

ENTREVISTA

¿Cómo valora el fallo del Tribunal Supremo?

Ya llevábamos un tiempo esperándolo y diciendo que unificaría doctrina, y es lo que tenemos, una sentencia que dice de manera contundente que no cabe la objeción. Los decretos que se analizaron no vulneran el derecho de los padres.

¿Cree que pondrá fin a la polémica?

Espero que sí. Hemos dedicado mucho tiempo y energías a un debate que no sé hasta qué punto ha sido útil. Deberíamos pasar página y concentrarnos en otras cuestiones que tenemos acordadas con las Comunidades Autónomas, como el abandono del sistema escolar, la Formación Profesional, etc. Eso es lo que yo espero, pero los ciudadanos tienen derecho a recurrir a los tribunales.

¿Imaginaban que se iba a montar todo este lío cuando se creó la asignatura?

En absoluto. Hubo un debate parlamentario previo, reuniones con las Comunidades Autónomas... Incluso el propio nombre de la asignatura se cambió por una propuesta de CiU. Pero lo que no hubo es ningún movimiento de estas dimensiones. Es más, en el momento del debate, por parte del PP no recuerdo que esto fuera objeto de conflicto.

Por parte del PP no recuerdo que esto fuera objeto de conflicto

Y entonces, ¿de dónde salió la polémica?

No sé de dónde, pero lo que tengo claro es que la polémica nace después del debate parlamentario, en el que hubo opiniones de todo tipo, pero sin que nada llegase a monopolizarlo.

¿Teme que ante esta decisión pueda crecer el absentismo escolar en esta asignatura? Es decir, que tenga un efecto contrario o que incluso pueda convocarse alguna manifestación como las que ya hemos visto en otros ámbitos.

No. Creo que entraremos en un camino de normalidad.

José Blanco dijo que el fallo del Supremo demuestra que el PP ha actuado de forma irresponsable. ¿Está de acuerdo?

Ha habido administraciones educativas que no han entendido que una ley aprobada en el Parlamento es de obligado cumplimiento, y entonces han buscado salidas. Se ha planteado un debate en términos que no tienen que ver con la asignatura. ¿Cómo vamos a tener pretensiones de adoctrinar? Eso es algo impensable.

¿Considera que, como ha afirmado Gaspar Llamazares, la izquierda ha perdido una oportunidad para plantear la separación entre el Estado y la Iglesia?

Aquí nos vamos a un tema mucho más general. Debatir sobre esta cuestión está bien, y sobre la oportunidad del momento... habría que pensarlo. Tenemos unos acuerdos con la Santa Sede que tenemos que cumplir, pero desde luego que el debate es bienvenido.

¿Qué les diría a los padres que no quieren que a sus hijos les impartan esta asignatura?

Les pediría que con la mayor objetividad hablaran con los profesores. Los padres llevan a sus hijos a un determinado colegio porque confían en él. No querer llevarlos es como desconfiar.

La sentencia es de efecto inmediato

¿Cree que prosperaría un recurso a los tribunales internacionales competentes en materia de derechos humanos, como proponen los opositores a la asignatura?

No lo sé. Entiendo que todos tienen derecho a recurrir a todos los tribunales que consideren oportuno. Pero no es el momento de anunciar eso. Ya veremos.

Si un alumno sigue sin asistir a esta clase y, en un futuro, Estrasburgo desdice al Supremo, ¿qué pasaría? ¿Tendría que recuperar?

Es un caso que ahora mismo se me escapa. Lo que hay ahora es una sentencia que dice lo que dice, y lo que tenemos que hacer es cumplirla.

¿La sentencia es de aplicación inmediata? Hay gente que tiene otra sentencia anterior que dice que su hijo no tiene que ir a clase.

La sentencia tendrá que trasladarse a las Comunidades Autónomas, pero entiendo que es de efecto inmediato. Por ejemplo, la Comunidad de Madrid ha anunciado su acatamiento inmediato y la puesta en marcha de medidas que lo faciliten.

Y los que recurran al Constitucional, ¿tienen que asistir durante ese tiempo?

Sí. El recurso no paraliza la sentencia.

Los alumnos que no han asistido a la asignatura tendrán que recuperarla, ¿pero cómo a mitad de curso? ¿Hay algún plan especial?

Los planes tendrán que pensarse de acuerdo con la Ley Orgánica de Educación. Yo creo que la manera será atender a la situación de cada uno de los centros y buscar la vía que permita reincorporarlos.

¿Tiene alguna idea aproximada del número de alumnos que tienen que recuperar?

No lo sé. No está muy claro. Quienes han planteado la objeción manejan unas cifras mucho mayores de lo que la realidad nos indica. Habrá que verlo ahora.

Lo que dice Aguirre es una afirmación que prefiero no calificar
Esperanza Aguirre ha afirmado que usted conocía el fallo antes de que se publicara y que incluso colgó un vídeo en YouTube antes de que se hiciese público.

Esta afirmación de Esperanza Aguirre está poniendo en cuestión al Tribunal Supremo. No tenía noticia alguna de la sentencia. Es verdad que el vídeo está grabado con antelación, pero lo que digo en él es algo que ya había dicho antes y, además, el motivo por el que lo hice no fue otro más que, si el fallo era favorable, poder facilitar una respuesta inmediata tanto a los medios como a los ciudadanos. Lo que dice Aguirre es una afirmación que prefiero no calificar.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento