Antes de músico, Loquillo era jugador de baloncesto. Y compartió equipo juvenil con algunas de las grandes figuras de este deporte en España.

Por eso, y por la amistad que le une a otros tantos nombres como Epi o Andrés Jiménez, ha decidido homenajearles en su nuevo videoclip, Memoria de jóvenes airados, para el que ha reunido además a Nacho Solozabal, Manolo Flores, Agustín Cuesta y Javier Mendiburu.

Supone una reivindicación de los años 80 y de una generación de deportistas de élite que lograron numerosos triunfos para nuestro país. La reedición del último trabajo de Loquillo, Balmoral, saldrá la venta el 3 de marzo ce incluirá, entre otros extras, este clip.