El Ebro ya alcanza los 4,16 metros a su paso por Zaragoza y el caudal sigue subiendo

  • La CHE espera que la crecida alcance como mucho los 1.550 metros cúbicos por segundo a su paso por Zaragoza.
  • El agua ya ha anegado 4.000 hectáreas de campos de cultivo en la Ribera Alta.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZARAGOZA.

La crecida del Ebro, cuya punta llegará mañana a Zaragoza, será menor de lo previsto, aunque ya a anegado parte de la zona inundable de la Expo y 4.000 hectáreas de cultivo en las poblaciones de la Ribera Alta de la cuenca. El caudal de la riada su paso por Zaragoza ya alcanza los 1.408  metros cúbicos por segundo y los 4,16 metros de altura, según la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y el caudal sigue subiendo. Según calcula la CHE, la riada podría superar los 1.550 metros cúbicos por segundo hoy.

Los agricultores ya dan cifras de los desperfectos y aseguran que la cuantía de los daños supera los cuatro millones de euros, según el sindicato Unión de Pequeños Agricultores, al mismo tiempo que acusan a la CHE de no haber tenido la suficiente previsión.

De momento, algunas gradas del frente fluvial del recinto de Ranillas ya se han visto anegadas y la orilla más baja de La Almozara. Aunque la crecida es ordinaria, el miércoles se activó el plan de preemergencias ante el riesgo de inundaciones.

En la capital aragonesa, la crecida será similar a la de junio del año pasado y el río podría desbordarse hasta llegar al Anfiteatro de la Expo con consecuencias "realmente mínimas" según el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch.

Sólo se verá afectado, en los edificios de la Expo, el sótano de la Torre del Agua, por el nivel freático del río, y las antiguas plazas temáticas, pero según Belloch, no se inundará ni el Centro de Natación Helios ni la arboleda de Macanaz.

No obstante, el miércoles los bomberos tuvieron que actuar en un muelle de madera que había saltado debido a la fuerza del agua, en las inmediaciones de Helios.

Los expertos estiman que la riada no causará daños en Zaragoza, aunque ya ha anegado 4.000 hectáreas en la Ribera Alta del Ebro y podría saltarse motas.De hecho, los agricultores de municipios como Novillas, Boquiñeni, Pradilla o Gallur empezaron ayer a recoger los cultivos a marchas forzadas para evitar los daños y en algunos casos reforzaron incluso las acequias. En Novillas, el agua empezó ya a anegar los cultivos más cercanos al cauce. "Al final el agua volverá a inundar los campos", explicó el alcalde, José Ayesa.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZARAGOZA.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento