Urgencias del Ramón y Cajal
Imagen tomada el pasado 11 de diciembre de 2008 en el servicio de urgencias del Ramón y Cajal. (ARCHIVO) ARCHIVO

Seis pacientes permanecían a las dos de la tarde de este martes en el 'limbo' de las urgencias del hospital Ramón y Cajal. O lo que es lo mismo, el personal carecía de espacio físico para ubicarlos.

Y es que pasado el mediodía, 27 enfermos saturaban la sala de tratamientos de las urgencias del centro y 33 más esperaban distribuidos por los pasillos, lo que supone la capacidad total de las urgencias.

Según denunciaron fuentes del Movimiento Asambleario de Trabajadores de Sanidad (MATS), "ahora mismo no se les puede colocar, no hay sitio" porque los boxes y los pasillos ya están "repletos".

La nueva sala inaugurada en la parte trasera tienen capacidad para 12 personas
Y eso a pesar de que desde el pasado día 20 de enero funciona una nueva sala habilitada en la parte trasera del servicio de urgencias para aliviar la presión asistencial que sufre este servicio y con capacidad para 12 pacientes.

Según denuncia el MATS, la sala, creada a raíz de la información sobre el colapso de las urgencias del centro publicada por este diario el pasado día 12 de diciembre, "es insuficiente y demuestra que así no se solucionan los problemas que tiene el hospital".

Además, explican las mismas fuentes, "la nueva sala funciona en horario comercial, de diez de la maña a siete de la tarde, lo que no soluciona nada".

20minutos.es ha contactado con el Servicio Madrileño de Salud (Sermas) para conocer si existía alguna razón puntual para la situación vivida este lunes en las urgencias del centro sin que haya obtenido ninguna respuesta.

Dimisión del gerente

El Ramón y Cajal no es el único hospital con el servicio de urgencias colapsado. En los últimos días, el mismo problema se repite en los grandes centros de Madrid capital, como el hospital Clínico, el Gregorio Marañón y el 12 de Octubre .

Por esta razón, desde el MATS, y en relación al Ramón y Cajal, se exige la dimisión de su gerente quien, al parecer, reconoció en una reunión con fuentes sindicales que el Ramón y Cajal "funciona mal desde hace 30 años y haría falta que pasaran 18 gerentes más para solucionar le problema".

El hospital Ramón y Cajal niega que haya colapso en las urgencias del centro hospitalariosy niega rotundamente que haya o haya habido ningún pasillo en las urgencias y nunca han estado seis pacientes en el "limbo" como señala en la información, por lo que es completamente falso.

La sala de preingreso, abierta el pasado martes 20 de enero, está dotada con 12 camas y cuenta con un horario de 24 horas.

La situación descrita a mediodía no puede ser descrita como colapso y no supone mayor problema, por cuanto es el momento en que los pacientes con orden de ingreso suben a planta de hospitalización.

Dado que la subida a planta no es automática, ni instantánea, ello produce la espera, corta en el tiempo hasta que arreglan las habitaciones y hacen las camas para que puedan ser ocupados por nuevos pacientes para que puedan ser ubicados adecuadamente.

En estos momentos la situación ya es fluida. A pesar de eso, la dirección va a habilitar un nuevo espacio, dotado igualmente con 12 camas adicionales, que permitirá hacer más fluido el funcionamiento de la Urgencia.