El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, ha declarado que el Ajuntament "pierde dinero" con la grúa municipal, por lo que es una "leyenda urbana muy popular" que su finalidad sea la recaudatoria.

Cualquier Ayuntamiento pierde dinero con este servicio

Hereu ha dicho que la tasa que tienen que pagar los sancionados "es lo que
paga los costes de la grúa como máximo" y que el resto del coste lo tiene que abonar el consistorio. Añadió que cualquier Ayuntamiento pierde dinero con este servicio.

Estas declaraciones a ComRàdio llegan después de que el comité de empresa de Barcelona de Serveis Municipal denunciase a la dirección por contratar detectives privados para controlar y presionar a los trabajadores.