David Vegara.
El hasta hoy secretario de Estado de Economía, David Vegara. EFE

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha confirmado este viernes que el Gobierno vigilará la situación de los hogares con todos sus miembros desempleados para cumplir con el compromiso de "no abandonar a nadie a su suerte".

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, de la Vega advirtió hoy de que "estamos inmersos en la peor fase de la crisis económica", como así lo han mostrado hoy los datos de la Encuesta de Población Activa.

Entre estos datos de la EPA, está el de los 827.200 hogares en los que todos sus miembros están desempleados, casi el doble (385.500 más) que un año antes, un colectivo que el Gobierno se compromete a vigilar por si hay que tomar medidas adicionales, según señaló esta mañana el secretario de Estado de Economía, David Vegara, y confirmó después la vicepresidenta.

El Gobierno trabaja para ayudar y vigilar las situaciones más difíciles
De la Vega apuntó en este sentido que el Gobierno trabaja para "ayudar y vigilar las situaciones más difíciles que se puedan producir", analizarlas y ver qué medidas se pueden adaptar.


En cualquier caso, la vicepresidenta primera recordó que aunque hay un millón de parados más que en 2004, cuando el Gobierno socialista llegó al poder, también hay dos millones de ocupados más. 

Por su parte, el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha calificado de "verdadero drama" las cifras del desempleo y ha pedido al Gobierno que sea "humilde" para modificar su "fracasada" política económica y aceptar las propuestas del PP. 
Desde CiU, Josep Antoni Duran Lleida ha acusado al presidente del Gobierno de ser "incapaz" de tomar medidas anticrisis que puedan suponerle un desgaste político.

El sindicato UGT hizo un llamamiento a la responsabilidad a los empresarios, a las entidades financieras y a las administraciones públicas para frenar la cifra de desempleo, que, en su opinión, empieza a ser "difícilmente soportable".