En unas horas la casa de 'Gran Hermano 10' se quedará sin inquilinos

  • La famosa vivienda de Guadalix se quedará sin inquilinos en unas horas, tras la final del concurso. Antes, desvelamos sus secretos.
  • La casa cuenta con sesenta cámaras y ochenta micrófonos, que registran toda la actividad de los concursantes.
  • Esta noche se celebra la gran final del concurso, con los tres candidatos a llevarse los 300.000 euros: Orlando, Iván y Almudena.

Esta noche, con la salida del último inquilino, el ganador de Gran Hermano 10, la casa de Guadalix se quedará vacía... a la espera de una nueva edición que la llene de vida.

La residencia más famosa de la tele es este año doble. La casa de la décima edición ocupa 785 metros cuadrados, a los que se unen los 450 metros de la que recrea la vivienda de la primera edición. Anexas están las estancias técnicas que hacen posible el programa, otros 800 metros cuadrados con salas de control, despachos, salas de edición, archivo, documentación, comedores...La casa de Gran Hermano

En la vivienda hay 60 cámaras y 80 micrófonos que recogen cualquier movimiento o palabra de los concursantes. La señal se mueve por los 100 kilómetros de cable desplegados por toda la instalación hasta la sala de realización. Una vez allí llama la atención un enorme panel de monitores, en los que se pueden controlar todas las estancias de la casa. Hay algunos apagados: son los de la casa de la primera edición, ahora vacía.

Lo que ocurre en la residencia se resume en cuatro canales (el uno suele ser el que se emite en el canal 24 horas) y la señal se va editando sobre la marcha, en directo.

Hay dos realizadores permanentemente a las órdenes de los redactores, que son los que van seleccionando los contenidos más importantes. Una conversación entre los concursantes, un ensayo de la prueba semanal... Al final, se catalogan ocho horas de grabación diarias, de las que luego se nutren el resumen diario o las galas. Eso sí, todo queda grabado en cintas para su puntual comprobación.

El control de audio es una sucesión mareante de pistas y teclas por las que pasa cada sonido de la casa. Desde allí se monitorizan las petacas de los concursantes, su sonido y la batería que les queda. Además, los fines de semana desde allí activan una pantalla acústica que rodea la casa, y la protege de los excursionistas, que intentan con sus gritos hacerse escuchar por los concursantes. Los altavoces situados en el perímetro impiden la intrusión. La casa de Gran Hermano

El aislamiento es total, cosa a la que ayuda el cerro sobre el que se levantan las estructuras de la casa. Otra de las curiosidades es que los súper no están al otro lado de la pared del confesionario. La voz de Gran Hermano (se distorsiona para que sea igual independientemente del súper de turno) habla a los concursantes desde una pequeña habitación, desde donde puede controlar por monitores toda la casa y a todos los concursantes.

La casa está en el norte de Madrid, en la sierra. Allí las nevadas pueden ser muy intensas y uno de los días los miembros del equipo se quedaron aislados. Nadie podía salir ni entrar. La solución fue fácil, ya que la casa de la primera edición estaba vacía y los trabajadores pudieron dormir en ella.

Esta noche (21.30 h) uno de los tres finalistas, Orlando, Iván o Almudena, será el agraciado con los 300.000 euros del premio. Habrán estado en el concurso 123 días, en los que se habrán enfrentado a 17 nominaciones y otras tantas pruebas semanales. Con la de esta noche se habrán celebrado 19 galas.

FOTOS Y VÍDEO: JORGE PARÍS.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento