Caballos y jinetes trotan por la ‘pasarela hípica’ de Alfonso X

Decenas de aficionados se concentraron ayer para contemplar el cabalgar de los equinos. Francisco Javier Caparrós,director del criadero canino Valle Perdido, recibió el Caballo de Oro.
El futuro está asegurado con los más pequeños, que participaron en el desfile con sus caballos y apuntaban ya buenas maneras.
El futuro está asegurado con los más pequeños, que participaron en el desfile con sus caballos y apuntaban ya buenas maneras.
Fran Manzanera
La XI edición de la Feria del Ganado llegó a su final. Más de mil animales han sido expuestos, como cada año, desde el viernes hasta ayer, en el recinto ferial de La Azacaya.

El día del caballo fue, la mañana de ayer, el digno epílogo de la feria. Decenas de aficionados se concentraron para contemplar el paso de los equinos por el paseo Alfonso X el Sabio. En concreto, cerca de un centenar de caballos con sus correspondientes enganches y jinetes.

Desde La Azacaya llegaron al corazón de la ciudad de Murcia la comitiva de carruajes antiguos y de caballistas para exhibirse.

Y como colofón de la jornada ecuestre, se hizo entrega del trofeo anual del Caballo de Oro. Este año recayó en Francisco Javier Caparrós, dueño del criadero canino Valle Perdido.

El desfile equino, como la Feria de Ganado, el más genuino para muchos, tiene sus orígenes en una concesión de Alfonso X, allá por el siglo xiii. Aunque su fin principal es la compraventa de ganado, cada vez acuden al recinto de La Azacaya más curiosos que visitan las instalaciones para ver animales exóticos y típicos de la Región, como el chato, la vaca, la cabra murciana o la oveja segureña.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento