Condenado a tres meses de prisión el acosador de la princesa Amalia de Holanda

El rey Guillermo Alejandro de Holanda con su hija mayor, Amalia, en julio de 2020.
El rey Guillermo Alejandro de Holanda con su hija Amalia en 2020.
Albert Nieboer / GTRES

Saben a poco. Después de cómo se lo ha hecho pasar, tres meses de prisión no parece una condena suficiente. Pero eso es lo que ha decretado la justicia para Wounter G, el acosador de la princesa Amalia de Holanda, primogénita de los reyes, Guillermo Alejandro y Máxima.

En enero de este mismo año, Amalia, de 17 años (cumplirá la mayoría de edad a primeros de diciembre), vivió una de las peores experiencias de su vida después de que Wouter, un exsoldado de 32 años, se obsesionase de forma enfermiza con la joven hasta el punto de convertirse en su acosador.

Previamente a su condena, el exmilitar ingresó en el Pieter Baan Centrum, un hospital psiquiátrico cuyo objetivo era realizar un informe completo sobre sus facultades psicológicas, siendo la conclusión del centro que padece esquizofrenia -aunque se niega a tomar los medicamentos recetados contra sus delirios-.

Esto solo se ha sabido después de dos meses, al ser su enfermedad uno de los motivos por los que el Tribunal de Distrito de Overijssel ha ordenado su ingreso en la cárcel solamente por algo más de 90 días. También ha influido que tanto Guillermo Alejandro como Máxima son bastante celosos de la vida privada de sus tres hijas: aparte de Amalia, tienen a Alejandra y Ariadna, de 15 y 13 años, respectivamente.

Las autoridades han argumentado que Wouter G. desarrolló una obsesión por la Familia Real que le llevó a centrarse en la hija mayor de los reyes, razón por la cual también deberá someterse a un tratamiento psiquiátrico y, hasta 2024, recibir atención obligatoria.

Esto se debe a los mensajes, "de naturaleza violenta, sexual y aterradora", que hacía llegar a la princesa a través de las redes sociales de algunos de sus amigos. Algunos ejemplos fueron "Sí, chica. No puedes escapar. Mi odio por ti sigue creciendo" o "Creo que voy a provocar una víctima y tú sabes quién es".

Wouter G. llegó a amenazar con tener un plan para tenderle una emboscada y abusar de ella, que estaba ahorrando para un arma, que saldría de una alcantarilla para disparar o incluso afirmó que se encontraría entre la multitud durante el Día del Rey, una famosa celebración en la que el pueblo ocupa las calles y la familia real se acerca a la gente para tener un contacto cercano. 

De hecho, se cree que pudo llegar a intentar algo infructuosamente pues hace cuatro años fue visto paseando por las inmediaciones de Villa Eikenhorst, la antigua casa de la Familia Real holandesa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento