Trump afirma que "recurrirán al Tribunal Supremo", pero ¿puede impugnar las elecciones? ¿qué podría pasar?

El presidente de EE UU, Donald Trump, comparece en la Casa Blanca para anunciar que recurrirá al Supremo el resultado de las elecciones.
El presidente de EE UU, Donald Trump, comparece en la Casa Blanca.
CHRIS KLEPONIS / EFE

Las elecciones estadounidenses continúan su recuento con unos resultados muchísimo más ajustados de lo que apuntaban las encuestas, como ya sucedió en 2016. Algunos estados tienen pendiente contabilizar poco a poco los votos anticipados emitidos, pero el candidato republicano ha comparecido ya desde La Casa Blanca para proclamarse ganador: "Esto es un fraude al pueblo estadounidense. Una vergüenza para nuestro país. Francamente, hemos ganado las elecciones. Nuestro objetivo ahora es garantizar la integridad de las mismas. Iremos al Tribunal Supremo. Es un momento muy triste”.

Donald Trump ha hecho exactamente lo contrario a lo que aseguró en campaña, donde se pronunció garantizando que no se iba a proclamar vencedor hasta que se terminase el recuento. “Vamos muy por encima, pero nos están intentando robar la elección. Nunca les dejaremos que lo hagan. ¡No se pueden emitir votos después de que las urnas estén cerradas!”, tuiteó el presidente pasada la medianoche en el país. 

En el estado de Pensilvania, una de las regiones clave, todavía quedan por recontar cerca de 1,4 millones de votos por correo, que pueden recibirse hasta el viernes, siempre que hayan sido sellados antes del martes, algo que Trump considera como fraude. “Deberíamos querer tener los votos contados, tabulados y terminados para la tarde-noche del 3 de noviembre", afirmó durante su campaña, preparando el terreno para el escenario actual.

El presidente ha solicitado que se pare el recuento, una medida que tiene poco futuro, en primer lugar porque esa labor depende de cada estado, y no del ejecutivo central, y en segundo porque muchos de los estados donde está pidiendo que se deje de contabilizar votos están gobernados por demócratas, con lo que no tienen ninguna intención de seguir sus órdenes. Además, también ha declarado que recurrirá el resultado de las elecciones ante el Tribunal Supremo. 

¿Qué opciones reales tiene Trump de recurrir el resultado de las elecciones?

A pesar de que el presidente republicano ya ha asegurado que recurrirá al Tribunal Supremo si pierde las elecciones, el proceso legal no funciona así. Antoni Gutiérrez, asesor de comunicación y consultor político, explica a 20Minutos que opciones reales tiene Trump: "Su vía es conseguir demostrar un fraude para presentar impugnaciones, y a partir de ahí la autoridad electoral de cada estado deberá decidir si acepta o no esa judicialización".

El tribunal competente de cada región deberá emitir una resolución sobre el fraude que se denuncia, y a partir de ahí, dependiendo de si ambas partes aceptan esa resolución o no, se podrá elevar al Tribunal Supremo. En este organismo hay una mayoría de jueces republicanos, seis frente a tres demócratas, ya que aumentó con el nombramiento por parte de la administración Trump de Amy Coney Barrett, tras el fallecimiento de la progresista Ruth Bader Ginsburg. 

¿Qué argumentos utiliza para la impugnación? 

El discurso del todavía presidente de Estados Unidos para declarar estas elecciones como fraudulentas es que "hay votos que se han sumado de manera posterior al día de la votación". Un argumento que para Gutiérrez es "altamente improbable" que prospere, "porque los votos llegan antes del día de la votación, ya sean anticipados o por correo".  

Donald Trump mide muy bien sus palabras de cara a construir un relato para su electorado y "confunde intencionadamente votar después del día de la votación, con contar votos después del día de las elecciones, dos acciones completamente diferentes", asegura el experto. 

En cualquier caso, para Gutiérrez todo va a depender del margen que exista al final del recuento. "De los cinco estados que quedan, si los republicanos ganan en cuatro, aunque pierdan Pensilvania, suma 270 electores y por lo tanto es presidente", aunque recuerda que estas mismas vías judiciales las puede emplear Biden en caso de perder los comicios. 

Por último, si se dan estos escenarios en los que los tribunales tienen que intervenir para decidir sobre las elecciones, la posibilidad de que pasen unas semanas hasta que se conozca de manera definitiva quién es el presidente del país son altas. En el año 2000, Bush y Al Gore se disputaban los representantes que aporta el estado de Florida, donde la votación fue muy ajustada y se terminó recurriendo a los tribunales. 35 días después, el Supremo determinó que la victoria era para Bush por 537 votos, un escenario que se puede repetir ahora con otros estados y que puede prolongar la incertidumbre de los resultados por un tiempo difícil de estimar, pero que seguro causará revuelo en el país. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento