1.400 malagueños dejarán de ir a Granada para diagnosticar su cáncer

  • El PET de la Universidad de Málaga se comenzará a usar este año.
  • Es el dispositivo más fiable para esta enfermedad.
  • Desde 2005 la máquina sólo se empleaba para investigación.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MÁLAGA

Los malagueños dejarán de tener que viajar hasta Granada para someterse a la prueba diagnóstica más fiable para casos de cáncer. El laboratorio y la máquina para hacer tomografías por emisión de positrones (PET-TAC) de la Fundación General de la Universidad de Málaga (FGUMA) comenzará a utilizarse este año para pacientes del sistema sanitario público, según fuentes del Centro de Investigaciones Médico Sanitarias de FGUMA.

Los oncólogos y médicos nucleares, entre otros especialistas, serán los encargados de derivar a los pacientes a este centro. Según FGUMA, será una realidad "relativamente rápido" y la previsión inicial es que unas 1.400 personas pasen cada año por esta prueba. "Al final nos quedaremos cortos, pero no nos falta capacidad ni ganas".

Tradicionalmente se diferencia una masa tumoral de otra que no lo es observando si supera un tamaño determinado. Pero, según los especialistas, el PET permite analizar la actividad de los tejidos.

Así, un ganglio más pequeño de los considerados perjudiciales puede detectarse ya como tumoral mediante PET. El equipo de FGUMA incorpora un aparato que agrega una imagen anatómica, afinando más la localización y el tratamiento de los cánceres. No produce alergia y reduce un 60% el tiempo que el paciente debe permanecer quieto durante la prueba.

Negociaciones desde 2005

El PET fue adquirido por FGUMA gracias a fondos europeos en 2005 con fines investigadores (casi el único uso que ha tenido hasta ahora). Desde entonces esta entidad y la Junta han mantenido conversaciones sobre cómo podría usarse esta máquina en el sistema sanitario público.

Las fuentes consultadas por este periódico no se explican por qué se ha demorado tanto tiempo el acuerdo. Incluso aún hoy la Junta se niega a dar a este periódico la fecha en la que pacientes públicos empiecen a pasar por el PET.

En diciembre se consensuó el protocolo de actuación entre la administración autonómica y la fundación con los vistos buenos de los gerentes de los hospitales Carlos Haya y Clínico. El SAS paga por la cesión de instalaciones que hace FGUMA.

Las fuentes no precisaron de qué cantidad económica se trata, pero aseguraron que ésta "no va a ser un problema". El acuerdo incluye la colaboración profesional y la formación que recibirán médicos aprendices en el centro, ubicado en el campus universitario de Teatinos.

Actualmente ocho personas trabajan en el CIMES. Se centran en la producción de radiofármacos para los PET privados (más de 1.500 euros por examen) o públicos, como el de Granada.

"Las reivindicaciones hechas por CCOO para que se use el PET con pacientes ha sido importante", reconoce una de las fuentes. El sindicato llamó la atención públicamente en dos ocasiones durante el año pasado  sobre el poco uso público que se le daba a este dispositivo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento