La maquilladora de 'Emily en París' desvela sus secretos para parecer una auténtica francesa

La icónica boina roja de Emily en París.
Fotograma de la serie 'Emily en París'.
NETFLIX

El viaje estilístico de la protagonista de Emily en París durante la serie es digno de admiración: sus ondas se vuelven un poco más suaves, su lápiz labial se vuelve un poco más profundo y su moda cambia de estampados salvajes a una paleta monocromática mucho más europea.

Esta versión de Emily de la belleza de la "chica francesa", que es mucho más Audrey Hepburn que Caroline de Maigret, todavía no está a la altura de la de sus compañeros de trabajo. Sin embargo, la chica estadounidense fue capaz de captar ese je ne sais quoi sin renunciar a su identidad.

Detrás de este gran trabajo se encuentra Aurélie Payen, una maquilladora francesa que ha sabido transmitir al mundo los ideales de la belleza francesa y como el menos es más en el maquillaje.

En una entrevista para la revista Refinery29, Payen desveló cuáles fueron los trucos y los productos que utilizó para Lily Collins durante el rodaje de la serie y como emular esa aura parisina.

Cuidado de la piel

Al igual que cualquier maquillador francés, Aurélie Payen reconoció que lo más importante para alcanzar la belleza francesa es el cuidado de la piel. Todos los días comenzaba rociando el tónico Herbal Water de Quantum Botanika en el rostro de la actriz antes de mezclar el gel hidratante de la marca con unas gotas de aceite facial y masajear todo a fondo.

Después, prepara los labios con el bálsamo labial de la marca y aplica unos parches de hidrogel Collagena debajo de los ojos, para a continuaci´n ponerse a trabajar en el maquillaje.

Naturalidad durante el día y sofisticación por la noche 

Según Payen, la belleza de París cambia una vez que se pone el sol en el Sena. A la hora de maquillarse, las francesas suelen elegir looks más naturales durante el día y un poco más sofisticados por la noche, resaltando sus labios u ojos, pero nunca los dos al mismo tiempo.

Con esta premisa en mente, la maquilladora elegía una base muy ligera para Emily, un colorete en crema desde las manzanas de las mejillas hasta la sien y terminaba con algunas pasadas de máscara de pestañas que aporte volumen.

Para los labios, continuando con el maquillaje diario, Payen prefería labiales en tonos nude, como el Pillow Talk de Charlotte Tilbury o el famoso Velvet Teddy de Mac Cosmetics.

En cuanto a los looks de noche, El labial Matte Trance Lipstickde Path McGrath Labs, en el tono Fiery Orange Red es el color estrella, aunque según confiesa Aurélie, el secreto de unos labios perfectos está en la preparación y el tratamiento.

Las cejas son las protagonistas

Aunque no necesitamos más pruebas para saber que Lily Collins es nuestra Audrey Hepburn, las increibles cejas de Emily nos lo recuerdan de nuevo. Aunque la actriz tiene sus cejas naturalmente pobladas, la maquilladora exageró su forma cuidada al resaltarlas con el corrector en un tono más claro que su tono de piel natural. Luego, las cepilló y fijó con un gel transparente para que estuvieran perfectas durante todo el día de rodaje.

Según reconoce Payen en la entrevista, espera que los espectadores amplíen su idea de la belleza de una "chica francesa" más allá de una apariencia específica, y en cambio se centren en la autoestima que realmente distingue a las mujeres parisinas, enfocándose en su propia belleza natural, por dentro y por fuera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento