Sólo el 36% de las mujeres continúa con la lactancia materna a los 6 meses

  • La OMS recomienda como mínimo tres meses y, si es posible, seis.
  • No conocer la técnica y causas laborales, los principales motivos.
  • La leche materna se adapta a las necesidades del niño que crece.
Una mujer alimentado a su bebé.
Una mujer alimentado a su bebé.
ARCHIVO

Solo tres de cada diez mujeres españolas continuúa con la lactancia a los seis meses de vida del bebé, el periodo mínimo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para alimentar a los niños exclusivamente con leche materna.

El 80% de las mujeres decide amamantar a sus hijos cuando dan a luz, pero esta cifra disminuye al 68% a las seis semanas y al 52% a los tres meses, según se ha puesto de manifiesto en la presentación del manual de lactancia 'De la teoría a la práctica', editado por la Asociación Española de Pediatría.

Los motivos para este abandono, a pesar de la insistencia de los pediatras en que la leche materna es el mejor alimento para el bebé, están relacionados con el desconocimiento por parte de las mujeres de la técnica para amamantar correctamente y, en menor medida, con causas laborales.

María José Lozano, profesora de pediatría de la Universidad de Cantabria rechaza la creencia de que hay mujeres que no tengan "buena leche" y no sean capaces de alimentar a sus hijos. La percepción, falsa en la mayoría de los casos, de que el niño no se está nutriendo bien se debe a un error de la técnica que impide al bebé obtener todo el alimento que necesita.

Si no se agarra bien al pecho, solo accede a la leche inicial en la tetada, rica en azúcares y proteínas, pero no a la más rica en grasa, explica Lozano. Y ello se debe a que "la leche materna es un elemento vivo y cambiante" que se adapta a las necesidades del niño según va creciendo y cambia también a lo largo del día.

La leche materna es un elemento vivo y cambiante

Por ello, Lozano ha subrayado la importancia de la implicación del personal sanitario para que en las primeras dos horas de vida el niño esté piel con piel con su madre y pueda iniciar su primera toma.

Entre los beneficios de una lactancia prolongada, además de los nutricionales, figuran las defensas ante infecciones que proporciona y el consiguiente ahorro en el gasto sanitario que ello conlleva. Además protege en la época adulta de patologías como la obesidad y las enfermedades cardiovasculares y mejora el desarrollo cognitivo del niño.

Para la madre, además de reforzar el vínculo afectivo con su hijo, disminuye el riesgo de hemorragias tras el parto, así como de padecer osteoporosis y cáncer de ovario y de mama. Desde el punto de vista medioambiental, produce menos gasto sanitario que la alimentación artificial y no origina residuos.

"Existen evidencias sobre los

inconvenientes de un destete precoz, pero no se ha descrito ninguno sobre una lactancia prolongada", asegura el presidente de la Asociación Española de Pediatría, Alfonso Delgado.

Con el objeto de que la lactancia se afiance es "muy importante", ha subrayado Lozano, que en las primeras semanas se dé el pecho a demanda, entre 8 y 10 tomas día y noche, aunque esto no significa amamantarlo "cada vez que llore".

En caso de que el niño no se nutra será necesaria la alimentación artificial, aunque, según ha subrayado Delgado, "por mucho que se avance dista muchísimo de la leche materna".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento