El reciclaje de ropa usada crece un 24% en Sevilla en el último semestre

  • El Ayuntamiento de Sevilla ha recogido en este periodo más de 890 toneladas de textiles. 
  • ​La cifra de contenedores ha aumentado hasta los 462, un 20% más de los que había el año pasado.
Contenedor para el reciclaje de ropa usada en Sevilla.
Contenedor para el reciclaje de ropa usada en Sevilla.
B. R.

Reciclar las prendas usadas que ya no tienen cabida en el armario se está convirtiendo poco a poco para los sevillanos en una costumbre tan asidua como la de acudir a los contenedores verde, amarillo o azul. Y, pese a lo excepcional que está resultando este año, a la pandemia del coronavirus en general y a los tres meses de confinamiento en particular, la recogida de ropa usada ha experimentado en los últimos meses un incremento respecto a los meses anteriores.

Concretamente, el Ayuntamiento hispalense recepcionó durante el último semestre un total de 890.307 kilos de ropa usada, por los 716.260 del semestre anterior, lo que supone un incremento del 24,2%, según los datos facilitados por el Consistorio a 20minutos, una cifra que pone de manifiesto que "la respuesta ciudadana en Sevilla" a este tipo de reciclaje "sigue siendo excelente". Y más ahora que el Ayuntamiento ha aumentado el número de contenedores para este tipo de reciclaje.

La adjudicación este año del servicio de recogida de ropa usada a la Fundación Humana ha supuesto un incremento de más de un 20% en la cifra de cubos específicos para la ropa de segunda mano, pasando de los 383 que había hasta la fecha a 462, es decir, 79 más. A los que se suman cuatro puntos limpios donde los ciudadanos pueden depositar las prendas, calzado, complementos y textil de hogar que ya no utilizan.

Los datos registrados a lo largo de este año "demuestran una respuesta positiva por parte de los sevillanos", aseguran a este periódico desde la dirección de Humana, que señala que "la ciudadanía está concienciada sobre la importancia de dar una segunda vida a la ropa y el calzado que ya no utilizan". Sin embargo, reconocen que las previsiones de recogida en Sevilla de la fundación "no se han cumplido". ¿Las causas? "La incertidumbre socioeconómica que vive la sociedad provoca una prolongación del uso de las prendas y una menor compra de ropa nueva, lo que implica un menor ritmo de donaciones", explican desde Humana.

Además, el estado de alarma y las medidas de confinamiento supusieron el cierre temporal de las plantas de preparación para la reutilización de Humana y su red de tiendas, continúan, a lo que ahora hay que sumar "la segunda ola de la pandemia, las restricciones de aforo, la incertidumbre general, la crisis económica y las perspectivas nada halagüeñas que se manejan", que suponen "un freno del consumo, también de la ropa de segunda mano", tal y como la fundación ha apreciado en las tres tiendas que poseen en Sevilla.

Al hilo, concluye la dirección de la fundación, "el modelo circular de textil que promueve Humana atraviesa dificultades, ya que se recoge menos ropa de la esperada y es más difícil lograr que se valorice y convierta en recursos". Por ello, "hacemos un llamamiento a los sevillanos para que donen la ropa que ya no necesitan y compren moda de segunda mano".

El contrato de adjudicación del Ayuntamiento a Humana tiene una duración de cuatro años prorrogables a dos más e incluye un canon anual para la empresa de 690.000 euros, que el Ayuntamiento destinará a reforzar otros servicios de Lipasam. Humana ha generado en su delegación andaluza un total de 38 empleos verdes.

En cifras

El 52% de la ropa que se recoge en los contenedores de reciclaje se destina a la reutilización: el 13% a través de las tiendas de moda sostenible y el 39% mediante exportaciones, sobre todo a África, para su venta a precios bajos. De todo lo que se recepciona, el 37% está en un estado que no permite su reutilización, por lo que se vende a empresas de reciclaje textil que elaboran otros productos, como mantas, aislantes o trapos. 

Por último, el 2% son residuos impropios como cartón, plástico u otros, que se ponen en manos de los gestores autorizados. 

La gestión de los residuos textiles supone un beneficio para el medio ambiente y contribuye a la lucha contra el cambio climático. Según un estudio de la Comisión Europea, por cada kilo de ropa recuperado y no incinerado se dejan de emitir 3,1 kilos de dióxido de carbono

Sin embargo, según los datos de la Fundación Humana, cada ciudadano desecha entre 30 y 40 kilos de textil al año en España, lo que supone un millón de toneladas anuales, aunque "apenas se recupera el 10% por un gestor autorizado". El resto, dicen, acaba en vertederos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento