Derrumbe de una iglesia en Sao Paulo
El techo se derrumbó por completo y muchos quedaron atrapados entre los escombros (E. DANTAS / EFE) EFE/Edison Dantas / Agência O Globo

El techo de la sede de Sao Paulo de la iglesia evangélica Renacer en Cristo, cuyo más conocido feligrés es el futbolista Kaká, se hundió este domingo al final de un culto religioso, causando al menos siete muertos y 55 heridos, informó el cuerpo de bomberos.

El accidente ocurrió poco antes de las 19.00 hora local, coincidiendo con la conclusión de la misa de las 18.00. En el momento del hundimiento de la techumbre, entre 400 y 500 personas podrían estar congregadas en el templo, según los cálculos de los bomberos. No obstante, la asesoría de prensa de la iglesia precisó que tan sólo quedaban cerca de sesenta fieles en el templo, puesto que la mayoría ya había salido al terminar el oficio dominical.

En el momento del hundimiento quedaban aún en el templo unos 60 fieles

El edificio, una antigua sala de cine, tiene capacidad para albergar a 2.000 personas y tenía toda su documentación "en orden", según un comunicado emitido por Renacer.

La Policía Militar y el cuerpo de bomberos de Sao Paulo desplazaron 40 vehículos a la zona para apoyar las tareas de rescate y evacuación de los heridos, que están atrapados bajo los escombros y los hierros de la estructura de la cobertura.

En Sao Paulo se han registrado intensas lluvias durante el fin de semana, lo que podría haber contribuido al accidente.

Fiel colaborador

Kaká, de fuertes convicciones religiosas, es un fiel colaborador de la iglesia Renacer, a la que contribuye con generosas donaciones.

Las intensas lluvias pueden haber sido la causa del derrumbre

En diciembre de 2005, el deportista consagró su matrimonio con Caroline Celico en la misma parroquia en la que hoy se hundió el techo, que es la sede mundial de esta congregación protestante, que tiene miles de fieles en varios países de América Latina y en Estados Unidos.

El año pasado, el futbolista del Milán donó su trofeo de mejor jugador del mundo otorgado por la FIFA a este templo, donde se exhibía al público para honrar a su más conocido feligrés.