Un estudio demuestra que fustigar a los caballos no los hace correr más rápido ni más recto

  • El uso de los látigos en este deporte "no funciona" ni mejora su rendimiento.
Un jockey entrenando.
Un jockey entrenando.
Europa Press

La Copa de Melbourne está en el punto de mira por las recientes acusaciones de que algunos de los purasangre acaban siendo enviados a mataderos.

Además, la situación de pandemia ha hecho que todos los eventos culturales y deportivos se vean afectados en su organización.

El maltrato en este tipo de deportes es algo que preocupa a los animalistas. Pero se ha demostrado que usar el látigo para "animar" a que los caballos corran recto o más rápido no es efectivo, tan solo causa dolor al animal.

La revista Animals ha publicado un estudio en el que se analizan 100 informes de carreras para valorar si fustigar a esta especie influye en su forma de correr.

Las conclusiones de esta investigación descubren que no hace que mejoren ni que corran más rápido, ni aumenta la seguridad de los jinetes. Por ello, respaldan la intención del Racing Victoria de eliminar de manera gradual el uso de látigos.

En Australia, actualmente hay regulaciones que limitan el número y estilo de golpes permitidos en las carreras oficiales. 

La revista Science Alert ha analizado 126 informes de carreras en las que no se han permitido los latigazos, comparándolos con 59 informes de carreras en las que sí se permitían. 

Aseguran que los "resultados no indicaron diferencias significativas entre el movimiento del caballo en el recorrido, la interferencia en el recorrido, la frecuencia de incidentes relacionados con el comportamiento de los jinetes o los tiempos promedio de finalización de la carrera".

Por lo que se puede concluir que "fustigar a los caballos de carreras simplemente no funciona".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento