Este sábado, la ciudad de Nueva York tiene nuevo héroe. Se trata del piloto de 57 años que logró amerizar en el río Hudson tras un problema en pleno vuelo.

Las cámaras de los guardacostas han recogido el momento exacto del amerizaje en las gélidas aguas del Hudson. Una maniobra que los expertos han calificado como un trabajo maestro bajo presión de vida o muerte, y gracias al cual Chesley "Sully" Sullenberger logró salvar la vida de los 155 ocupantes de la nave.

El aparato de la aerolínea U.S. Airways sufrió un percance con una bandada de pájaros y perdió rápidamente altura y presión, lo que obligó al piloto a echar mano de sus 40 años de experiencia en vuelo. Expertos de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) están en la zona donde se produjo el amerizaje este viernes, pero probablemente no revisarán los motores hasta que el avión sea extraído del agua.

El avión, aún intacto, se encuentra amarrado en un rompeolas en Manhattan.