Una mutación del coronavirus originada en España se extendió por Europa tras "comportamientos de riesgo" de turistas

Llegan los primeros turistas alemanes a Baleares
Imagen de un vuelo con los primeros turistas alemanes que llegaron a Baleares en junio.
EP

Una nueva investigación ha concluido de forma preliminar que el brote de coronavirus detectado en junio de este año entre los trabajadores del campo del noreste de España originó una nueva variante del SARS-CoV-2 —el virus causante de la Covid-19— que posteriormente se extendió por toda Europa con rapidez debido al "comportamiento de riesgo" de los turistas europeos que escogieron España como lugar de vacaciones de verano.

Así se recoge en un nuevo trabajo publicado en MedRxiv y realizado por un equipo internacional de investigadores liderados por la bióloga genetista de la Universidad de Basilea (Suiza), Emma Hodcroft, y entre los que se encuentran también el epidemiólogo del Instituto de Biomedicina de Valencia (IBV-CSIC), Iñaki Comas, autor a su vez de otro reciente trabajo que ha revelado que en España no hubo un 'paciente cero' sino varios casos en eventos de superdifusión.

Los investigadores han estado rastreando el virus a través de sus mutaciones genéticas y han descrito la extraordinaria propagación de una nueva variante, que ha sido llamada 20A.EU1

En este trabajo se sugiere que las personas que regresaron de sus vacaciones en España este verano desempeñaron un papel clave en la transmisión del virus por toda Europa, lo cual plantea dudas sobre si la incidencia de la segunda ola que está arrasando ahora el continente se podría haber reducido mediante mejores sistemas de detección en los aeropuertos y otros medios de transporte.

"Basándonos en la propagación de la variante 20A.EU1, parece claro que las medidas [de prevención de virus] implementadas a menudo no fueron suficientes para detener la transmisión este verano", ha declarado Emma Hodcroft a Financial Times.

Este equipo de científicos se centra ahora en averiguar si el comportamiento de esta nueva cepa del SARS-CoV-2 es más mortal o más infecciosa que otras. Lo que sí han descubierto es que se extiende muy rápidamente, pero todavía no hay evidencia de si esto es debido a una mutación que incrementa la transmisión o impacta en las hospitalizaciones".

Rápida propagación

"Actualmente no está claro si esta variante se está propagando debido a que es más infecciosa o a la alta incidencia de España, seguida de la difusión a través de los turistas, lo cual es suficiente para explicar el rápido aumento en varios países", reza el estudio.

Esta nueva cepa, que difiere bastante de otras detectadas previamente, se detectó por primera vez en España en junio y ha sido hallada en entre un 40 y un 70% de los casos detectados en Suiza, Irlanda y Reino Unido en septiembre. También es frecuente en Noruega, Letonia, Países Bajos y Francia. "Poco se puede decir sobre otros países europeos porque hay pocas secuencias recientes disponibles", añaden los investigadores.

Iñaki Comas, director del consorcio SeqCovid-España que está estudiando el virus y coautor del estudio, agregó que "una variante, con la ayuda de un evento inicial de superpropagación, puede difundirse rápidamente", como de hecho han descubierto que pasó en España.

"Estaba circulando por la población local de Aragón y, en algún momento, debió saltar a estos trabajadores de la fruta que tienen unas condiciones de trabajo y vida que no son el estándar de la población española", explica Comas, que es científico del Instituto de Biomedicina de Valencia, que pertenece al CSIC. "Como país sabíamos que eran población vulnerable, no se hizo nada y eso produjo que crearan esos brotes grandes después de la desescalada". 

Los investigadores concluyeron que el "comportamiento de riesgo" de los turistas en España, así como ignorar las normas de distanciamiento social, ayudaron a la propagación de esta nueva variante por toda Europa.

"Hubo varios fracasos: el primero fue la prevención de las poblaciones vulnerables, el segundo, no se tomó lo suficientemente pronto la decisión de interrumpir la movilidad y, por último, y la tercera, el control de fronteras entre países", considera Comas. "Es muy difícil encontrar el equilibrio de qué tipo de control tienes que tener y permitir el movimiento de personas y hay que tener en cuenta que hay un porcentaje muy alto de casos asintomáticos".

El continente se enfrenta ahora a la segunda ola de la pandemia y los países miembros están endureciendo rápidamente las medidas de restricción para contener el virus. Este miércoles, el presidente francés, Emmanuel Macron, anunció un nuevo confinamiento domiciliario con algunas excepciones respecto al de marzo y durante un mes como mínimo, mientras que en Alemania se ha decidido el cierre de toda la hostelería.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento