Europa se fija en España para la creación de una tarjeta ciudadana inteligente

El objetivo de la tarjeta ciudadana europea es dar acceso a servicios digitales y crear ‘inclusión digital’.
El objetivo de la tarjeta es dar acceso a servicios digitales y crear ‘inclusión digital’.
Rico Dentro

El Knowledge Society Forum Lab (KSF LAB) de Eurocities, una red europea que comprende más de 140 ciudades, trabaja en el diseño de una tarjeta ciudadana inteligente común a todos los países de Europa. Este ambicioso proyecto tiene como referentes dos de nuestras principales urbes: Gijón y Zaragoza.

Tras constatar el éxito del servicio en ambas localidades, “la Comisión Europea encargó a Eurocities pergeñar un espacio en el que los proyectos exitosos que se desarrollaran dentro de las fronteras de nuestro continente pudieran replicarse”, explica Ana Jiménez, técnico del Servicio de Ciudad Inteligente del Ayuntamiento de Zaragoza. Así nació KSF LAB.

Su objetivo es que las soluciones inteligentes y sostenibles que se desarrollen en las ciudades no se queden solo en un prototipo, y que condiciones externas como recursos limitados, barreras legales y gubernamentales, escasez de habilidades tecnológicas o falta de una metodología común “no obstaculicen la gran escala y la adopción de esas soluciones como plataformas y servicios digitales interoperables”.

Recientemente, KSF LAB ha decidido poner en marcha un grupo de trabajo formado por técnicos de ocho ciudades europeas -entre las que están Gijón y Zaragoza, así como Valladolid que tiene proyectado elaborar su propia tarjeta- con el objetivo de desarrollar una hoja de ruta que marque el camino para un futuro en el que Europa esté más interconectada gracias a una ‘Citizen Card’, una tarjeta ciudadana inteligente. 

Basándose en el conocimiento de la ciudad aragonesa y la asturiana, se han analizado los aspectos clave que se necesitan para implementarla.

“En este grupo de trabajo, aunque estamos Gijón y Zaragoza como líderes al tener ya este tipo de solución implantada, hay miembros muy potentes en innovación y tecnología, como Rotterdam, que pueden también dar una visión muy interesante en cuanto a mejora del servicio”, subraya Jiménez. Otras ciudades que se incluyen en el equipo son Pau, Bratislava, Porto y Eindhoven.

La técnico del Ayuntamiento de Zaragoza reconoce que, aunque las ciudades españolas puedan partir de cierta ventaja al tener ya parte del camino recorrido, el resto de los participantes podrán beneficiarse del recorrido y saber qué se debe hacer, pero también qué hay que evitar, agilizando mucho el proceso.

Algunos de los retos más importantes a los que se enfrenta el proyecto tienen que ver ya no tanto con lo tecnológico sino con lo legal: “Todos tenemos que adaptarnos a la legislación europea, ya no solo vale que la tarjeta se ajuste a nuestro marco normativo local, regional o nacional”, añade Jiménez.

Partiendo del modelo de tarjeta ciudadana de Zaragoza y Gijón, se desarrollará un prototipo base -impulsado por la Consejería de Economía, Innovación y Empleo del Ayuntamiento zaragozano- con un mínimo de especificaciones para que “cualquier ciudad europea pueda implementar una tarjeta con funciones y servicios similares, adaptada a sus necesidades”. 

Según los tiempos marcados en el proyecto, a finales de este 2020 se debería probar cómo sería un piloto en 3-5 localidades.

Caso de éxito zaragozano

La Tarjeta Ciudadana de Zaragoza ha sido desarrollada por ZityCard e Hiberus, fue premiada en los Green Digital Charter en Bruselas en 2018 y más de 200.000 personas la utilizan actualmente.

La tarjeta unifica diferentes servicios que puede prestar el Ayuntamiento a la ciudadanía y con ella se realizan, cada mes, más de un millón de usos que incluyen actividad económica: transporte público, zona azul, servicio de alquiler de bicicletas, acceso a museos municipales, bibliotecas, piscinas o centros deportivos, entre otros muchos.

“Existen diferentes modalidades de tarjeta (nominal, anónima, prepago y pospago) y se está trabajando en el desarrollo de una aplicación móvil para potenciar aún más su uso y versatilidad”, explica Andrés Flores, codirector del proyecto de Tarjeta Ciudadana de Zaragoza y responsable de Administraciones Públicas en Hiberus Tecnología.

Además, dice, “está sirviendo de soporte para estrategias de reactivación del comercio local”, como la iniciativa ‘Volveremos si tu vuelves’ -también impulsada por la Consejería de Economía, Innovación y Empleo del Consistorio-, un sistema de apoyo al pequeño comercio que permite acumular bonificaciones en dinero virtual a través de una app integrada con el sistema de Tarjeta Ciudadana.

En opinión del experto, una de las claves a futuro de la Tarjeta Ciudadana de Zaragoza va a ser “la explotación mediante técnicas de analítica de datos de la enorme cantidad de información que se genera diariamente en todo el sistema”, que permitirá detectar “puntos de mejora relacionados con la movilidad y los servicios orientados al ciudadano”.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento