La Fiscalía pide archivar las querellas contra Ábalos por el 'caso Delcy'

Montaje fotográfico de Delcy Rodríguez y José Luis Ábalos
Montaje fotográfico de Delcy Rodríguez y José Luis Ábalos
EUROPA PRESS

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha pedido inadmitir las querellas que Vox y Laócrata impusieron contra el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, JoséLuis Ábalos, después de que se diera a conocer que el socialista tuviera un encuentro "forzado", según él, con DelcyRodríguez, vicepresidenta de Venezuela que, pese a no poder pisar la Unión Europea, fue saludada por el ministro dentro del avión en el que también viajaba ministro venezolano de Turismo, FélixPlasencia, que sí tenía relación con Ábalos.

Según ha informado el Ministerio Público a la Sala Segunda del Alto Tribunal, no se puede acusar a Ábalos de prevaricar, ya que no existen "indicios suficientes" de que los hechos "sean constitutivos de delito de prevaricación" ni tampoco de la participación del ministro en los mismos.

Las querellas, que atribuyen al también secretario de Organización del PSOE haber prestado autorización para que Delcy “atravesara el espacio aéreo español y aterrizara en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Bajaras” pese "tener prohibida su estancia y tránsito por el espacio europeo”, quedan desestimadas al estar "basadas exclusivamente en artículos de prensa" y en una "declaración notarial" de un trabajador "que ni siquiera especifica su puesto de trabajo". "Todo ello, sin concretar mínimamente la participación del querellado en los hechos imputados”, sentencia la Fiscalía.

Asimismo, el Ministerio Fiscal apunta también que Vox y la otra formación querellante "no concretan cuál es la resolución injusta y arbitraria dictada por el querellado, ni cuáles son los indicios de participación del querellado en la decisión que cuestionan desconociéndose incluso quién la tomó, ni mucho menos las razones de la misma, defecto de especial trascendencia dado que el delito de prevaricación se reserva para sancionar supuestos límite, en los que la actuación administrativa no sólo es ilegal, sino además injusta y arbitraria”.

El escándalo del 'caso Delcy' se produjo a finales de enero, poco después de la formación del Gobierno de coalición y un mes antes de que la pandemia lo copara todo. Según la versión del ministro, que siempre se negó a dimitir pese a las peticiones de PP y Vox, él iba a saludar a Plasencia, con quien le une una relación de amistad, y se enteró "pocos minutos antes de la llegada del avión" de que también Rodríguez viajaba en el interior, por lo que mantuvo "un saludo forzado por las circunstancias".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento