Arranca la demolición de la estación de autobuses de Ourense, en cuyo espacio se construirá una residencia de ancianos

La Consellería de Infraestruturas e Mobilidade ha iniciado este lunes la demolición de la actual estación de autobuses de Ourense, que ha comenzado con la retirada del material del interior. Una vez finalizados estos trabajos, que suponen una inversión de más de 523.000 euros, se construirá una nueva residencia pública de ancianos.

La demolición de la terminal se realizará a la vez que la ejecución de la nueva intermodal en el barrio de A Ponte, cuyos trabajos "siguen avanzando a buen ritmo", según asegura la Xunta.

En el marco de esta obra, la Administración autonómica tiene previsto instalar este jueves dos grandes marquesinas que funcionarán como parada provisional mientras la actividad de autobuses no se traslade definitivamente a la nueva estación.

La actual terminal fue construida hace más de 30 años y "dadas sus condiciones y teniendo en cuenta el coste que supondría su adecuación a otro uso", así como "la inconveniencia de dejar un edificio de estas dimensiones desocupado en una zona urbana", la Xunta decidió proceder a su demolición.

Esta intervención tiene el objetivo de "dejar despejado" el solar y aprovechar el espacio para construir una nueva residencia de ancianos pública. De hecho, una vez finalizada la demolición, se acondicionará la parcela con la correspondiente gestión de los residuos generados, asegura la Xunta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento