Puentes y festivos que el Gobierno quiere evitar con el nuevo estado de alarma

Arranca la 'operación salida' para el Puente de Todos los Santos
Imagen de la 'operación salida' del último Puente de Todos los Santos
Europa Press

El Gobierno va a aprobar este domingo, por medio de un Consejo de Ministros ,un nuevo estado de alarma que permita a las comunidades autónomas, ya desbordadas, establecer toques de queda para frenar el coronavirus. Pero además, la idea del Ejecutivo es poner puertas, a corto plazo, a los principales puentes festivos del año, con el fin de evitar la movilidad entre regiones.

La idea del Gobierno es que este nuevo estado de alarma se alargue hasta abril. Pero a corto plazo, el objetivo es claro: cubrir dos fechas clave antes de Navidad. 

El puente de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre)

La primera es los próximos 1 y 2 de noviembre. La fiesta de Todos los Santos cae este año en domingo, pero seis comunidades (Madrid, Asturias, Aragón, Andalucía, Extremadura y Castilla y León) pasan la fiesta al lunes. Además de la movilidad que se puede generar ya el viernes 30 y el mismo lunes 2 de regreso, en el punto de mira están dos circunstancias: las posibles aglomeraciones que tradicionalmente se dan en los cementerios, y sobre todo, y entre los más jóvenes, las fiestas de Halloween. Un toque de queda las ataja por completo.

La Almudena (Madrid, 9 de noviembre)

En Madrid, además, el siguiente lunes, 9 de noviembre, también es fiesta. Se celebra la festividad de la Almudena. En circunstancias normales, ese fin de semana también registraría gran movimiento de entrada y salida de la Comunidad, por lo que este estado de alarma lo frena por completo.

Puente de la Constitución (6 al 8 de diciembre)

Pero si hay un puente por excelencia en España ese es el de la Constitución y la Inmaculada Concepción. Este año no es tan largo como otros años, puesto que el día 6 de diciembre cae en domingo, pero en cualquier caso hasta el martes 8 se haría puente, lo que dejaba un amplio margen de casi cinco días, muy golosos para hacer viajes o escapadas. 

Por eso, la idea del Gobierno es que ese Puente de la Constitución quede también cubierto por el estado de alarma, de manera que se reduzcan al máximo los movimientos interprovinciales que puedan acelerar la transmisión del virus.

Objetivo: salvar la Navidad

En el fondo está la campaña de Navidad. Se trata de uno de los momentos de mayor consumo del año y la idea de políticos y empresarios es salvar la campaña como sea y de la mejor manera posible. Nadie quiere ni pensar en el panorama de unas Navidades sumidas en la pandemia.

Por eso, todo sacrificio será poco en las semanas que quedan para poder respirar un poco en las Navidades, más o menos como ocurrió en verano, tras el primer confinamiento.

No obstante, si con este estado de alarma no se consigue frenar el avance del coronavirus, el Gobierno no descarta alargar esta circunstancia lo máximo posible para detener una segunda ola cuyas dimensiones comienzan a asustar a todos.

Con todo, el Gobierno quiere una prórroga amplia del estado de alarma, que evite el trasiego de acudir al Parlamento a solicitar alargamientos. Si los datos de contagios no mejoran, otras fechas clave, como el carnaval, a finales de febrero, el día del Padre (19 de marzo) o la Semana Santa pueden verse afectadas por las restricciones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento