Una militar canaria sienta ante el Tribunal Central a un coronel por presunto acoso

  • La joven dice que sentía pánico y que dormía con un cuchillo.
  • El alto mando, sin embargo, niega los hechos, ocurridos en 2004.
  • El fiscal pide para el acusado un año y seis meses de cárcel.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TENERIFE

El coronel Francisco Luis Bajo Ojeda, juzgado desde ayer por delito de acoso a una subordinada, natural de Canarias, ha negado ante el Tribunal Militar Central todos los hechos que se le imputan, incluida la acusación de haber introducido prostitutas en el cuartel. Aseguró que, "para un militar, la esposa o la novia son sagradas".

Para un militar, la esposa o la novia son sagradas

Los hechos ocurrieron en 2004, en el Regimiento de Infantería Mixto Garellano número 45, Acuartelamiento de Soyeche, Mungía (Vizcaya) y el fiscal pide para el coronel una pena de un año y seis meses de cárcel y una indemnización para la víctima de 4.000 euros.

En la causa también está personada la Abogacía del Estado, que pide el archivo de la causa. "Tenía pánico de él, llegué a dormir con un cuchillo y con un spray antivioladores y con una silla bloqueando la puerta", explicó la joven.

"En Canarias son muy calientes"

La presunta víctima recordó cómo, tras volver de su Canarias natal de vacaciones, el coronel le espetó que "es que en Canarias son muy calientes". "Escuché como en referenercia a mi le decía a otros compañeros que yo lo que necesitaba era desahogarme porque era una reprimida", relató la joven, quien además aseguró no haberse sentido amparada por sus superiores cuando se quejó de la actitud del coronel.

"Puede ser que una o dos veces me dirigiera a ella con la palabra corazón". Esta fue la única acusación que admitió el coronel Bajo de todas cuantas pesan contra en él en esta causa.

El fiscal también acusó al mando de haberse dirigido a la mujer de un compañero con los siguientes términos: "vaya, no te conocía por detrás , está muy cambiada". No obstante, negó estas palabras insistiendo en que "para un militar, la esposa o la novia son sagradas".

Preguntado acerca de la posibilidad de haber gestionado la entrada de prostitutas en el cuartel el coronel, a quien se le apoda como don Corazón, replicó que en el cuartel "la seguridad era exarcerbada, estamos hablando de Mungía, Vizcaya, donde el terrorismo esta muy presente".

Asimismo, el coronel negó haberle tocado el muslo en una ocasión. "La capitán Romera tiene excusas para todo no es posible que yo le tocase el muslo porque cuando me dirijo a ella, tiene que estar de pie", dijo. "Era una mujer de caracter fuerte, yo no diría que me tuviese miedo", sentenció.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TENERIFE

Mostrar comentarios

Códigos Descuento