Caso Madeleine
Gerry McCann, el padre de Madeleine, durante una entrevista en Portugal. FOTO. JOAO RELVAS / EFE Joao Relvas

Gerry McCann, el padre de la niña británica Madeleine McCann, desaparecida en Portugal en mayo de 2007, volvió este martes a Lisboa con la intención de cooperar con las autoridades portuguesas en la búsqueda de su hija.

McCann abandonó precipitadamente Portugal con su esposa, Kate, en septiembre de aquel año, cuando las autoridades les declararon "sospechosos" en la desaparición de la niña, condición de la que fueron exonerados cuando el caso se archivó por falta de pruebas, en agosto pasado.

Existen buenas hipótesis de poder encontrarla viva y con buena salud

El padre de Madeleine, que concedió tras su llegada a Lisboa declaraciones exclusivas a la agencia estatal de noticias Lusa, considera que "existen buenas hipótesis de poder encontrarla viva y con buena salud y por eso deben proseguir las búsquedas"


"Queremos ratificar nuestro deseo de trabajar con las autoridades portuguesas tanto como sea posible", dijo McCann, cuya estancia prevista en Lisboa será sólo de dos días.

McCann quiere hablar con su abogado, Rogerio Alves, sobre fórmulas de colaborar con las autoridades lusas y "explorar nuevos pasos que todavía no fueron dados y que podrán marcar diferencias" en las investigaciones. "Es la primera visita a Portugal, pero espero que haya más a lo largo de los próximos meses. El objetivo es ver lo que todavía se puede hacer en la búsqueda de Madeleine", explicó.

Ninguna demanda a la vista

Según Gerry MacCann, la Policía británica y de otros países todavía recibe "informaciones de diferentes fuentes" acerca de lo que habría sucedido a Madeleine" y que ha sido "posiblemente vista" en diferentes lugares. Por eso, señaló, es importante analizar el proceso y toda la investigación realizada hasta ahora "para no duplicar pasos y no desperdiciar recursos".

"Como todos los padres de niños desaparecidos, deseamos que cualquier información sea investigada", dijo el padre de Maddie, quien afirmó que por el momento no tiene intenciones de presentar procesos judiciales contra el Estado portugués o medios de comunicación de este país.